Zonas de desarrollo portuario


Alberto Medina Urgell*

Esta historia comienza así, derivado de la inquietud de varios empresarios portuarios de Manzanillo, a la comisión de Obras y Servicios Públicos que me honro en presidir, le fue turnada para análisis y dictamen la solicitud de la Asociación de Terminales Remotas, Asociación de Empresarios de la Zona Industrial, la Coparmex, entre otras, en el que manifiestan la urgente necesidad de la rehabilitación y construcción de diversas calles y vías que tienen relación con el trabajo portuario en Manzanillo.

Justificada es de más su solicitud, pues se observa que en la mayoría de las zonas en las que tienen influencia las empresas portuarias, sobre todo en donde circulan la maquinaria y los tractocamiones con los que se presta el servicio, están en condiciones lamentables, como ejemplo pongo las calles: Algodones, Nutria, Tapeixtles, Ballena, Del Trabajo, etc. Estas asociaciones de empresarios han tocado todas las puertas en espera de ser escuchados.

La petición es que las obras complementarias que se realizarán en Manzanillo se consideren las calles anteriormente referidas y se busque una alternativa para que la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la Administración Portuaria Integral (API), se responsabilicen de rehabilitar las vialidades que tienen influencia con el trabajo portuario, y es justo, así lo creo.

Por los argumentos anteriormente señalados, el Cabildo porteño, por unanimidad, aprobó la propuesta de punto de acuerdo para solicitarle a la SCT y a la Secretaria de Desarrollo Social, la delimitación de las Zonas de Desarrollo Portuario en Manzanillo, tal como lo establece el artículo octavo de la Ley de Puertos, quienes en coordinación con el gobierno estatal y municipal determinaran las zonas referidas.

La misma Ley describe a las Zonas de Desarrollo Portuario como: El área constituida con los terrenos de propiedad privada o del dominio privado de la Federación, de las entidades federativas o de los municipios, para el establecimiento de instalaciones industriales y de servicios o de cualesquiera otras relacionadas con la función portuaria y, en su caso, para la ampliación del puerto.

Queda entonces claro que son asentamientos externos al polígono concesionado al recinto portuario, pero que son responsabilidad de la misma Administración, como lo establece el Artículo 40. Además de los derechos y obligaciones que se establecen para los concesionarios, corresponderá a los administradores portuarios:

I.- Usar, aprovechar y explotar los bienes del dominio público en los puertos o grupos de ellos y terminales, y administrar los de la zona de desarrollo portuario, en su caso;

  1. – Construir, mantener y administrar la infraestructura portuaria de uso común.

En contexto: con este exhorto pretendemos primero que con las autoridades competentes anteriormente mencionadas, establecer como Zonas de Desarrollo Portuario las áreas industriales de Fondeport, Tapeixtles, San Pedrito, Jalipa y en un futuro El Colomo y Campos; segundo, estas zonificación traerá como consecuencia más beneficios en obras para nuestro puerto, toda vez que existen los argumentos legales para requerirlas, es decir, buscar el sano equilibrio entre las actividades portuarias y la ciudad, buscando que el flujo vial sea más ordenado y que circule por infraestructuras de primer nivel, que como consecuencia generará la satisfacción de los empresarios y el ciudadano, en esa tarea estamos, les envío un gran saludo.

Es cuanto.

Regidor del PRI en el Cabildo*