“Yo respeto tu espacio, tú respeta el mío”


César Villalba A.

Si las acciones de gobierno, cualesquiera que éstas fueran, solamente tuvieran la difusión de las críticas corrosivas y malintencionadas, pero no aquellas saludables para tal ejercicio y que, en su calidad de constructivas, coadyuvan y son insoslayables en el ejercicio de la democracia y la buena marcha de cualquier administración, la sociedad terminaría por creer que tales gobiernos llegan para hacer todo lo contrario de lo que prometieron, o la inversa, como es la tónica de esas publicaciones de aplausos y efímera vida que brotan como hongos en el transcurso de las campañas político-electorales.

Aunque cada quien tiene el derecho de pagar por los aplausos, las fotos espectaculares levantando los brazos en señal de victoria, que, como diría el finado Sazago, “algo quieren”.

Sin embargo, qué mezquino y lamentable es no reconocer cuando un gobierno está trabajando y llevando los beneficios que puede a la colectividad, y digo cuando puede, en la vertiente clásica de que un gobernante no hace lo que quiere, le piden o dicen, sino lo que puede y le dejan hacer.

En ese contexto se enmarcan los trabajos de alcaldes como Federico Rangel, Enrique Rojas y Virgilio Mendoza, de Colima, Villa de Alvarez y Manzanillo, respectivamente, por sólo citar a tres de los 10. En el caso concreto del maestro Rangel Lozano, qué bueno que su administración incluya atinadamente la concientización de determinadas acciones de corte humanista, como lo ha sido su gobierno, además de incluyente.

Hace días, en compañía de su señora esposa, la titular del DIF Municipal, Leticia Contreras, salió a las calles, cruces y avenidas de la ciudad, abanderando el programa pro discapacidad “Yo respeto tu espacio, tú respeta el mío”. Se trata de crear conciencia entre la comunidad a fin de no invadir descuidada o conscientemente, todos aquellos lugares y espacios destinados a las personas que sufren algún grado de discapacidad, sobre todo ahora que hay una ley que los ampara.

Por cierto, el edil estuvo acompañado de Javier Hernández López, presidente de la Asociación de Discapacitados Sobre Sillas de Ruedas. Son sin duda acciones que coadyuvan en el reforzamiento de valores que tanto se requieren tanto al interior como hacia el exterior de la sociedad y las familias, sobre todo entre los jóvenes.

Que un colaborador de primera es el que tiene el maestro Federico Rangel en la persona de uno de sus asistentes de nombre Raúl, el cual ha evitado contratiempos y hasta accidentes en varios de los eventos a los que asiste o preside el alcalde de Colima.

Que la nueva directiva blanquiazul local, encabezada por Jesús Fuentes Martínez, debiera de tomar en cuenta, rumbo al 2015, a cuadros preparados y que han dado resultados, como la ex regidora capitalina Rocío Sandoval, hoy brillante colaboradora de este medio informativo, o el diputado Héctor Insúa. Digo, si es que quieren avanzar.

Otro que anda hecho la mocha acabando de integrar los comités seccionales del Pvem en Cuauhtémoc es el colega y presidente del mismo en esa municipalidad, Antonio Estrada Gaytán. Y es que aparte de lo anterior, anda haciendo recorridos por colonias, barrios y comunidades llevando libretas para hijos de familias vulnerables y sin hacerle como muchos, que a poco de los procesos reparten lo que van a dar, a fin de que les rinda en simpatías y votos lo que llevan.