Ya no hay jóvenes que siembren maíz, ajonjolí y jícama

Imagen ilustrativa

Se fueron a la pesca, restaurantes, hoteles y algunos a Estados Unidos

Desde hace aproximadamente diez años que se encuentra abandonado el campo del ejido de Miramar, a nadie le interesa sembrar, anteriormente se cosechaba maíz, ajonjolí y jícamas, entre otros productos, pero ahora no hay quien las trabaje.

Dio a conocer a El Noticiero de Manzanillo el tesorero de la mesa directiva del ejido, Abel Rivera García, “ya nada se produce, los hijos de los ejidatarios decidieron trabajar en otras actividades, como la pesca, prestadores de servicio, en restaurantes, hoteles y algunos otros emigraron a los Estados Unidos para una mejor vida; porque nunca les gustó labrar la tierra”.

Agregó que las tierras se podrían vender para uso habitacionales, negocios o que otros campesinos las renten para sembrar.

Indicó Abel Rivera, que anteriormente solo sembraban, Encarnación Ríos, Atanasio Alvarez, Salvador García, en temporada de lluvias y cosechaban hasta 70 toneladas de maíz y ajonjolí, mismos que los compraba don Guillermo Sandoval, que se encargaba de embarcarlos a diferentes países.

“De continuar las tierras en el abandono, -dijo- el ejido puede desaparecer, ya que se venderían al mejor postor”, finalizó Abel Rivera García.

Comentarios

comentarios