Vaya cinismo


René Macías Zamora*

No deja de admirarme el cinismo con el que los legisladores del PRI, PAN y Pvem operan a favor de oscuros intereses ajenos a México. La Reforma Energética no sólo comparte la renta petrolera. En la legislación secundaria se permite a los empresarios, nacionales y extranjeros el despojo de terrenos ejidales, comunales, particulares, reservas, etc., a favor de cualquier actividad energética, hasta instalar una gasolinera tendrá prioridad sobre cualquier otro uso de suelo. Así, les dan el petróleo y manos libres para que se apropien de cualquier terreno que necesiten para su negocio.

Pero eso no es todo: En la misma legislación secundaria se autoriza “exprimir” aún más a Pemex, en el dictamen que avala la ley de ingresos sobre hidrocarburos y la ley mexicana del petróleo, y que reforma la Ley de Coordinación Fiscal, las comisiones le incrementaron las cargas tributarias, que ya como empresa productiva deberá pagar además el Impuesto Sobre la Renta (ISR), así como un dividendo estatal, equivalente a 30 por ciento de sus ingresos después de impuestos, además de los derechos que deberá enterar a la Tesorería por sus actividades.

En contraste, se generó un esquema tributario para las empresas privadas, que les permitirá hacer deducciones específicas y llevar a cabo sus actividades en el régimen de tasa cero del IVA.

Por otro lado, el diputado Ricardo Mejía, vicecoordinador de Movimiento Ciudadano, denunció que PRI y PAN agregaron una cobertura al texto propuesto por el Ejecutivo de forma que todas las acciones de los integrantes del comité técnico del fondo, así como de los funcionarios de la Secretaría de Hacienda que causen algún perjuicio, quedarán cubiertas gracias a esa nueva redacción del artículo 63 de la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos.

Dicho artículo define que los funcionarios contarán con seguros, fianzas o cauciones que cubran el monto de la indemnización por los daños que cause su actuación en el ejercicio de sus atribuciones, o bien, seguros para asumir servicios de defensa y asistencia legal. Se trata de una cláusula de impunidad, dijo el legislador.

Esto es, pueden hacer cualquier “tarugada” involuntaria o con dolo, y los perjuicios o daños que cause, deberán ser cubiertos por un seguro que nosotros mismos pagamos con nuestros impuestos.

Además, en la misma legislación secundaria, se autoriza a las empresas que obtengan contratos de exploración y explotación de hidrocarburos y Petróleos Mexicanos no estarán obligadas al pago de la participación de los trabajadores en las utilidades (PTU), a pesar de que diputados del PRD y Movimiento Ciudadano advirtieron que se trata de una violación a lo dispuesto en los artículos 1º y 123 de la Constitución, así como la Ley Federal del Trabajo.

Ayer, las comisiones unidas de Hacienda y Energía, con el voto de las bancadas de PRI, PAN y sus aliados del Pvem y Panal, avalaron la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto para definir que las utilidades de los contratistas y asignatarios no se repartirán entre sus trabajadores.

La redacción del artículo 62 de la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos incluye sólo como posibilidad que las empresas y Pemex puedan otorgar a sus trabajadores cualquier incentivo, compensación, bono, gratificación o comisión por el desempeño de sus labores.

Y como la cereza del pastel (bueno, eso si no se les ocurre algo más a Peña Nieto, PRI, PAN y Pvem), los pasivos (adeudos o compromisos que ha adquirido una empresa) de Pemex y CFE serán convertidos en deuda pública (un billón 347 mil millones de pesos). O sea que toda la corrupción, yates, autos lujosos, mansiones, pensiones millonarias de la élite, directivos y altos mandos, etc., serán pagados con nuestros impuestos.

Eso es con el objetivo de que las empresas extranjeras que quieran invertir ganen más, mientras tú, tus hijos, los hijos de tus hijos, los hijos de los hijos de tus hijos, etc, pagan. ¿No que Pemex y CFE se fortalecerán? Si se fueran a fortalecer, tendrían mayor posibilidad de afrontar sus adeudos, sin tener que endilgarnos el pago de su corrupción y pensiones millonarias de esos mismos corruptos.

¿Cómo ve, amable lector? ¿Es benéfica para los mexicanos la Reforma Energética? Olvídese ya de que no va a bajar la gasolina ni la luz ni el gas, con esta legislación secundaria, eso ya pasa a segundo término.

Y, si usted esperaba que hubiera medicinas en el Imss, Issste o Seguro Popular, o que arreglaran las calles de su colonia o bajaran las colegiaturas de la Universidad o alguna mejoría en sus condiciones de vida, ya puede usted sentarse a esperar.

Por cierto, por ahí circulaba una nota en las redes sociales donde pedían que si usted conocía a alguien que hubiera votado por Peña Nieto, le preguntaran que si ya le habían aumentado el sueldo o ya vivía mejor. Hasta la fecha no había respuestas. A lo mejor Slim, Azcárraga, Salinas Pliego y nuestros legisladores del PRI, PAN, Pvem, no tienen tiempo de contestar. Porque yo creo que son los únicos que verán cierto beneficio de tal Reforma.

Regidor del PRD en el Cabildo*.