Urgente, prohibir el plástico desechable en Manzanillo

Escultura del Pez Vela en el centro de la ciudad | Foto: El Noticiero de ManzanilloEscultura del Pez Vela en el centro de la ciudad | Foto: El Noticiero de Manzanillo

Un plato de unicel lo usamos 10 minutos y termina mil años en el planeta; mucha gente está acostumbrada a ellos y se reúsan a dejarlos

Es urgente que Manzanillo ya prohíba los plásticos desechables, porque el ecocidio que viven los arroyos, playas y el océano entero, lo estamos causando nosotros mismos como consumidores al seguir usando este tipo de materiales nocivos para la naturaleza.

Basura en el mar | Foto: Especial

Basura en el mar | Foto: Especial

Así lo señaló Jesús García Martínez, integrante de la asociación civil Vigilemos Manzanillo, exaltando que esta medida tiene que ejecutarse no sólo en nuestro municipio, sino a nivel estatal a través del Congreso, con los diputados de todas las fracciones parlamentarias.

“Un plato de unicel lo usamos 10 minutos y termina mil años en el planeta; se biodegradará hasta que nazcan nuestros tataranietos de las próximas 12 generaciones. Lo triste es que no entendemos lo mucho que nos conviene su prohibición. Mucha gente está acostumbrada a que le den la bolsa, a que le den el desechable, tenemos que empezar nosotros mismos como ciudadanos conscientes y rechazar su uso”.

Relató que esa bolsita que nos dan, termina en el suelo y de ahí se va a una alcantarilla, a un arroyo, al mar y acaba en las playas o en el océano. La mayoría se va al fondo y ahí termina siendo confundido por alimento. Las tortugas, las ballenas, los delfines, son especies amenazadas por los plásticos. “Las aves son atraídas por los colores brillantes, como las tapas y pequeños fragmentos. Terminan atragantándose y muriendo no por su consumo, sino porque les bloquea el tracto y terminan muriendo por inanición. Una medusa y una bolsa es la misma estructura para ellos en color, transparencia y así estamos devastándolas”.

Ave con el pico y garganta obstruido por plástico de botella | Foto: Especial

Ave con el pico y garganta obstruido por plástico de botella | Foto: Especial

Reveló que se han sumado a los recorridos del Tortugario de Manzanillo, a cargo de la maestra Sonia Quijano de la Universidad de Colima, y en los recorrido han presenciado a tortugas muertas por esta situación.

Primeros pasos

Restringir el uso de plásticos desechables es uno de los primeros pasos para cambiar esta problemática, pues implica hacer conciencia para que la gente conozca cuál es la verdadera situación que, al final de cuentas, terminará por afectarnos a nosotros mismos.

Peces buscan activamente el plástico como alimento | Foto: Especial

Peces buscan activamente el plástico como alimento | Foto: Especial

“Hace algunas décadas no eran necesarios los desechables ni las bolsas de plástico. La gente asistía a los mercados con sus recipientes, con sus canastos y en dado caso, los comerciantes te ofrecían materiales más amigables con el medio ambiente”.

Agregó que uno de los grandes beneficios, además de dejar de dañar a cientos de especies y a nuestro entorno natural, sería producir menos basura. “Si hoy en día cada uno de los habitantes en Manzanillo recicláramos la basura que generamos, sería menor la basura que recoge el municipio. Si abrimos una bolsa de basura, en su mayoría son bolsas, botellas y desechables. Lo orgánico es un mínimo”.

Ejemplificó que en Jalisco entró en vigor una ley con esta prohibición desde el primer día del 2019, siendo el primer año de restricción y el segundo de prohibición. “Primero se invita a la gente a dejarlo de usar; si continúan, el segundo año empiezan las multas. Cuando la sociedad no entiende que nos estamos autodañando, lo que tenemos que hacer es trascender; si no entendemos, siguen las sanciones”.

Restos de un ave que en su interior guardaba el plástico que consumió | Foto: Especial

Restos de un ave que en su interior guardaba el plástico que consumió | Foto: Especial

Por último, las empresas que se dedican a fabricar estos productos, podrían trasladar su negocio a materiales biodegradables, pues los platos y vasos de unicel, por ejemplo, pueden ser de fibras vegetales que hasta servirían de alimento en caso de terminar en el mar. “Quizás el costo sea mayor, pero el impacto a la naturaleza sin duda será menor”, puntualizó.