Urge funcione el C5

Ilustrativa - Centro de vigilancia

La semana pasada el grupo de Analistas Políticos Colimenses tuvimos oportunidad de dialogar ampliamente con José Ramón Valdovinos, quien se desempeña desde febrero de este año como director del C5. Como en pocas ocasiones nos dio gusto platicar con un servidor público de trato modesto,  sencillo, respetuoso, muy preparado para ejercer su cargo, con una imagen pública positiva, sin poses, sin actitudes prepotentes.

El C5, es un organismo tecnológico que integra en un solo bloque operativo al Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano, que en el caso de Colima apenas se encuentra en proceso de edificación de su edificio, que se espera concluya a fines del año para que pueda funcionar plenamente en enero o febrero del 2020.

Será una dependencia del Gobierno del Estado de Colima encargada de captar y procesar la información integral para la toma de decisiones en materia de seguridad pública, urgencias médicas, problemas que afecten el medio ambiente, acciones urgentes de protección civil y acciones de movilidad vehicular, entre muchas otras actividades.

En este caso, el gobernador del estado ha tenido el acierto de designar a un buen elemento colimense, comprometido con su gente a dar buenos resultados, apoyado en ese equipo con alta tecnología, se espera disminuir la preocupante inseguridad, criminalidad y violencia que desde hace años viene incrementándose en nuestra entidad de manera imparable, lo que preocupa y alarma a la población colimense, que un día sí y otro también se entera o sufre las consecuencias de robos a casas, comercios, personas y vehículos como nunca se había vivido en Colima.

Y pensamos que es un acierto el haber nombrado a José Ramón como director del C5, por su sólida preparación en la materia: Es licenciado en Derecho egresado de la UdeC; obtuvo su maestría en Derecho Adversarial, en el Instituto Internacional de Derecho; realizó curso de investigaciones especiales en la Academia Nacional del FBI, en Quantico, Virginia, USA. También acreditó el Curso Especializado en Gerencia Policial en el Instituto de la Policía de Florida, USA.

En su larga carrera burocrática, siempre en Colima, ha sido secretario del ayuntamiento capitalino; presidente del TAE; presidente del Consejo Tutelar para Menores Infractores;  Magistrado Supernumerario del STJE; director jurídico de la Secretaría General Gobierno; secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública; director de Seguridad Pública y Vialidad del Municipio de Colima; como docente ha sido catedrático de la Facultad de Derecho de la UdeC.

La tarea y responsabilidad de José Ramón es importante y delicada, los colimenses esperamos con ansia entre pronto en operación este C5, para que en principio pueda coadyuvar a superar la ineficiente Secretaría de Seguridad Publica, que en tres años de la gestión de Nacho ha tenido a igual número de titulares y ninguno ha podido disminuir la galopante inseguridad que a todos afecta, por el contrario cada día la población se siente inerme ante una policía incompetente.

Una de las críticas y observaciones que hicimos a José Ramón es la poca confianza de los ciudadanos en los llamados al 911, de reciente implementación, ya que a Bomberos, Cruz Roja o a la misma policía, ya no podemos comunicarnos directamente para solicitar o avisar de una emergencia, por fuerza se debe marcar el 911. Pero ocurre, que las operadoras que toman la llamada, siguiendo un protocolo de tipo nacional, aplican todo un engorroso procedimiento donde se pierden valiosos segundos o hasta minutos, al interrogar a la persona que llama con datos obsoletos o inoportunos, en lugar de preguntar cuál es la emergencia y dónde ocurre.

Si solo eso en principio hicieran, mientras la operadora de manera automática se interconecta con policía, Bomberos o Cruz Roja, luego podría seguir preguntando toda la información del que llama, de dónde lo hace y todo lo que quiera agregar más. En ese diálogo sugerimos se capacite a las operadoras de ese vital servicio para que flexibilicen su actuación y se pueda presumir que hay resultados inmediatos, como sí ocurre en el país vecino del norte.

Otro elemento para la confiabilidad de funcionamiento del C5, cuando ya opere plenamente,  debe ser la difusión de que por medio de sus cámaras, equipos y personal se pudo detener a tal o cual delincuente, se monitoreó y recuperaron  tantos autos robados y otros datos, para que se vea que la inversión y el funcionamiento de ese servicio cumplen plenamente con su objetivo. Confiamos en que José Ramón pueda dar buenas cuentas de su importante encargo.