Univerdanza, 20 años de ser ola y mar de sueños

Compañía de danza contemporánea, Univerdanza | Foto: especialCompañía de danza contemporánea, Univerdanza | Foto: especial

Durante 20 años de vida, la compañía de danza contemporánea “Univerdanza” de la Universidad de Colima, ha creado mundos sobre el escenario, ha provocado risas, suspiros, melancolía, pero sobre todo ha cumplido sueños a quienes se han esforzado en clase, en los ensayos. “Univerdanza” es, pues, un espacio que forja bailarines y crea la historia de la danza contemporánea colimense.

Con dos décadas de vida, primero con Rafael Zamarripa y después con Alejandro Vera y Adriana León, la compañía estrenó este viernes el Teatro Universitario, dos de sus más esperados sueños: “Mi vida con la ola” y “Vuelos de agua”, inspiradas en el libro “Arenas Movedizas”, de Octavio Paz, e ilustradas por el artista visual José Coyazo,. 

“Vuelos de agua”, nombre del espectáculo, incluyó los números “Cuerpo existente”, coreografía e interpretación de Arturo Bastar, bilarín invitado, “Tocatta”, “Mi vida con la Ola” (estreno), “Vuelos de agua” (estreno), “El mar se desintegra”, “Güíjolas” y “Espejo de agua”.

Sin más que el movimiento de sus cuerpos, el juego de luces, la proyección del mar y la música; de sencillos muebles de habitación creados especialmente para estas obras por alumnos de Diseño, los bailares provocaron que los asistentes mostraran sus sentimientos, que emitieran algún suspiro e incluso hubo quien recordó su infancia. Con cada nota, cada movimiento, los personajes arriba del escenario contaron historias distintas para cada uno de los invitados a esta velada de poesía corporal.

Y así como el agua del mar nunca está quieta, “Univerdanza” se mueve como una ola buscando perfeccionar su técnica, pero sobre todo disfrutar. Ama la danza en ese espacio-tiempo, donde dejan de ser ellos mismos para convertirse en alguien más sobre el escenario.

“La presentación de hoy me ha dado la impresión de que existe la magia, que la danza es muy humana. Nos mostraron que la alegría y la fuerza son dos sentimientos que nos permiten estar vivos”, dijo en entrevista una de las figuras centrales del movimiento y la técnica de Martha Graham, Christine Dakin, al término de la presentación.