Un gol de Origi le da la clasificación a Bélgica


Un gol del suplente Divock Origi a falta de dos minutos para el final le dio hoy la victoria a Bélgica ante Rusia y el billete para los octavos de final a los “diablos rojos”.

Bélgica, apuntada como una de las posibles revelaciones del torneo, mejoró su partido inaugural ante Argelia, aunque se encontró delante una defensiva Rusia que con una sólida defensa, apenas le dejó espacio para que los talentosos atacantes belgas, como Hazard, Lukaku o Fellaini, brillaran.

La primera parte estuvo muy equilibrada entre ambos equipos, aunque fueron los belgas, apoyados por un incisivo Dries Mertens por la banda derecha, los que insistieron más en el ataque contrario en busca del gol.

El seleccionador ruso, Fabio Capello, montó un esquema defensivo con un 4-1-4-1 para aguantar las embestidas del ataque belga e intentar sorprender en rápidos contraataques aprovechando la velocidad de sus hombres más ofensivas.

Y fue precisamente en una de ellas, en el minuto 12, cuando llegó la primera oportunidad del partido, con un potente disparo desde la frontal del área de Fayzulin que Curtois, con una buena estirada, logró mandar a córner.

     Bélgica reaccionó y se hizo dueño del partido, aunque le costó mucho llegar con claridad ante la portería de Akinfeev. Con su estrella, Eden Hazard, muy vigilado, el protagonismo lo asumió  Mertens, que volvió loca a la zaga rusa con sus internadas por la banda derecha.

En el minuto 20, el jugador del Nápoles, en una rápida contra, acabó mandando fuera la pelota por poco, y en el 22, una nueva jugada suya por la derecha terminó con un chut que salió fuera por poco.

Rusia siguió sin dar ninguna brecha en su defensa y lejos de conformarse con el resultado, tuvo el gol muy cerca en dos ocasiones justo antes del descanso. Primero, Fayzulin mandó fuera en el minuto 43 una volea desde la parte izquierda del área, y apenas un minuto más tarde, en la mejor ocasión de la primera mitad, Kokorin remató de cabeza fuera un centro desde la izquierda sin ningún tipo de oposición.

En la segunda mitad pero, ambos equipos acusaron el calor que había en Río de Janeiro y el juego bajó mucho en su intensidad.

Los rusos, conscientes de la importancia de sumar los tres puntos, se hicieron con el control del partido, aunque sin llegar con claridad en la portería de Curtois.

Wilmots, el técnico belga, cambió a un desaparecido Lukaku por Origi y a Mertens, hasta entonces el mejor del partido, por Mirallas, en busca de más verticalidad en ataque.

Con las dos defensas anulando a los delanteros rivales y sin ocasiones claras, apenas en los últimos diez minutos el partido cogió emoción. Primero fue Rusia, con un disparo cruzado desde la derecha de Eschchenko, que se fue fuera por poco, quien avisó.

Los belgas reaccionaron contundentemente y encerraron en el final a su rival en el área, en busca de una victoria que le diera la clasificación para los octavos de final. Hazard, hasta entonces desaparecido, asumió la responsabilidad y lideró el ataque belga.

En el 83, Mirallas el balón al poste tras un lanzamiento de falta desde la frontal del área. Poco después, Hazard, en una buena jugada individual dentro del área, estuvo a punto de marcar, pero su disparo tocó en un defensa y se fue a córner.

Y en el 88, en una rápida jugada por la banda izquierda, Hazard tocó desde la línea de fondo atrás para que Origi rematara a placer y le diera la victoria a los belgas.

Con el resultado, Bélgica logró la clasificación para los octavos de final y se jugará la primera plaza del grupo ante Corea del Sur, mientras que Rusia estará obligada a ganar a Argelia si no quiere quedar eliminada en la tercera y última jornada del grupo.