Trancisión estatal pacífica

Análisis Político | Foto: Especial

Análisis político:

 

En términos generales la transición político electoral estatal en las urnas y afuera de ellas en Colima fue ejemplar a nivel nacional, el triunfo y la derrota de la gubernatura se hizo con madurez política de las partes más empoderadas, hasta aseguraban los analistas que la elección posiblemente fue concertada desde el centro del país, porque consideran que fue negociada al resultar triunfadores algunos que no tenían posibilidades, pero no lo creemos, por los miles de representantes de las casillas que fueron testigos, pues hubo siete candidatos a la gubernatura y un representante de cada uno de ellos estuvo en la casilla, todos estaban vigilando las urnas, la entrega de las boletas y la recepción de las mismas, nadie puede decir que hubo fraude electoral, había a veces más guardianes de casillas que electores.

Las elecciones en síntesis se realizaron en total calma y tranquilidad ciudadana, y después de los resultados todo mundo se quedó callado, hasta los más grandes opositores de Morena o de Indira no cuestionaron nada, pero también Indira Vizcaíno y sus candidatos no asumieron una actitud triunfalista y de golpeteo político y eso habla bien no únicamente de todos los candidatos sino también de nuestra entidad, porque todo mundo sabemos que Colima tiene el nivel cultural, cívico o educativo por arriba de la media nacional, además de que la gente incluyendo la misma clase política estaba consciente que las encuestas nacionales y locales favorecían a Morena, consideramos que al igual como se dio la elección la toma del poder estatal sea igualmente de pacífico.

LA LUCHA POR EL PODER ESTATAL Después de 90 años sin que perdiera el PRI, con los resultados electorales concluimos que la lucha por el poder político estatal en Colima estuvo representado por Indira Vizcaíno como ganadora con el respaldo abierto de Morena local y nacional pero más aún del gobierno federal que encabeza Manuel López Obrador, la otra parte que perdió lo representó sin duda el gobernador priísta del estado, Ignacio Parata Sánchez, con el respaldo de los partidos aliados PRI, PAN y PRD, y aunque Mely Romero fue la candidata oficial de dicha alianza motivo por el cual generó mayor captación de votos, la realidad es que la lucha del poder dependía más del ejecutivo estatal y el gabinete, pues Mely Romero había sido marginada políticamente como muchos otros liderazgos que tuvieron que emigrar a otros partidos en busca de sus espacios, más sin embargo Mely Romero se mantuvo esperando y leal al partido, pero hay antecedentes que nunca le ofrecieron ni una Secretaría durante los seis años de éste gobierno estatal, a pesar de que era y es uno de los mejores cuadros políticos de ese partido, así el tricolor en manos del gobierno estatal que todavía no concluye, cavó su propia tumba al no promover cuadros fortalecidos, pues consideramos que la llegada de Mely fue demasiado tarde para empoderarla a una candidatura a la gubernatura, como sí lo hicieron a tiempo con Indira Vizcaíno al haberla designada como Coordinadora General de los Programas Federales en el estado dos años antes, y con todo el respaldo económico e infraestructura, antes y después, durante la campaña.

¿QUÉ ES LO QUE SIGUE? La administración estatal que está por concluir se dedicará a ordenar los libros contables y preparar la entrega recepción a favor de Indira Vizcaíno, quien por su parte, empezará a conformar su gabinete estatal, esperando que lo integre con personas comunes, sencillas y de fácil acceso, pues ojalá que ya no lleguen funcionarios fifí, que por lo regular nunca le abrieron las puertas a la gente humilde.