Trabajadores portuarios pueden evolucionar ante automatización

Para desarrollar una terminal automatizada se requieren de alrededor de 10 mil 178 millones de pesos. | Foto: Especial

La automatización de los puertos está provocando el despido de hasta el ochenta por ciento de su planta productiva, lo que representa un duro golpe para las economías de las ciudades portuarias, por el alto desempleo que generan.

Esto es algo que desde hace algunos años está ocurriendo en algunas partes del mundo, tenemos claros ejemplos de esta nueva forma de operar, como son los casos de Shanghái, Róterdam, Australia, Long Beach, y algunos puertos más donde ya existen terminales totalmente automatizadas.

Así lo reveló en exclusiva para Comunidad Portuaria, sección especializada de El Noticiero, Iván Lepe Vasconcelos, secretario general de la Federación Mexicana de Trabajadores de Maniobras Marítimas y Terrestres de la República Mexicana (CROM).

A estos nuevos puertos, destacó, se les conoce como “puertos fantasma”, por la ausencia de personal en sus muelles, “tenemos como ejemplo la terminal de Shanghái, que cuenta con dos atracaderos, 700 metros de muelle, con 7 grúas pórtico que son operadas con 38 grúas portacontenedores y 38 tractoplanas, controlados desde las oficinas a una distancia lejana”.

Esta automatización operaria trae por lógica un desplazamiento de personal; sin embargo, el líder sindical ponderó que México está poniendo el ejemplo a nivel global, ya que en estos procesos de transición, los trabajadores portuarios están siendo impulsados a actualizarse y que sean ellos mismos quienes programen y se encarguen de los equipos de forma remota, mientras que el resto han podido ser reubicados a otras actividades portuarias.

“¿De qué te sirve tener una terminal automatizada que te mueve 33 contenedores por hora, cuando no vas a tener un 80% de gente que dependa del puerto”, cuestionó. Además, trasladado a nivel mundial, se estaría hablando de varios millones de personas que quedarían desempleadas, por lo que nuestro país está marcando pauta en cuanto a la retención de personal.

Advirtió que en las ciudades portuarias que han experimentado estos despidos masivos, su economía local reduce consumidores con riesgo también de que se incremente la delincuencia, “es un tema que se está viendo con mucho cuidado por ambos lados y estamos tratando de tomar providencias al respecto. Es una situación que nos preocupa y nos ocupa”.

En México ya existe una terminal semiautomatizada, que es APM Terminals en Lázaro Cárdenas. En ese puerto, dijo, se les pidió que procuraran desplazar a la menor cantidad de personal y a los afectados que se les permitiera reubicarse.

Lepe Vasconcelos comentó que se le pidió a la empresa que los operarios de las grúas automatizadas fueran personal de su planta laboral. “Ellos insistían en que fueran ingenieros quienes las manipularan, pero nosotros mantuvimos nuestra postura de que fuera nuestra gente, porque el personal está acostumbrado a operar estos equipos; además exigimos el cumplimiento estricto de la ley, para que se impartieran los cursos necesarios a fin de que nuestra gente se actualizara y pudiera manipular los nuevos equipos”.

Añadió que, actualmente, trabajadores del sindicato de Lázaro Cárdenas que están en APM Terminals operan exitosamente los equipos, “y se siguen haciendo otras maniobras que acostumbramos en México, por lo que el desplazamiento fue mínimo. Todavía en México no ha habido una empresa que nos hable de la automatización total, dadas también ciertas restricciones de la propia operación que marcan las leyes nacionales. Además de APM ninguna otra empresa nos ha mencionado la intención de semiautomatizar o automatizar sus terminales”.