Trabaja Scolari factor emocional en selección brasileña


El director técnico de la selección brasileña de fútbol, Felipe Scolari, atiende el factor emocional de sus jugadores, quienes llegaron al borde de un ataque de nervios el sábado anterior, previo a la tanda de penales contra Chile.

     En una charla informal con seis periodistas de los principales medios brasileños de comunicación, cuyos detalles se publicaron hoy, el comandante de la “canarinha” y coordinador técnico de Brasil, Carlos Alberto Parreira, atribuyeron el mal desempeño del equipo a factores emocionales.

     Según el columnista Luis Antonio Prósperi, del diario “O Estado de Sao Paulo”, para  Felipao y para Parreira “el mayor problema del equipo es la cabeza de los jugadores”.

     Por su parte, el articulista del diario “O Globo”, Carlos Eduardo Mansur, afirma que la meta de la comisión técnica ahora es  tratar de influir en los jugadores para que pese más la razón y menos la emoción, trabajo que contará con la ayuda de la psicóloga Regina Brandao.

     Brandao formó parte del grupo de los colaboradores de “Felipao” en el Mundial de Corea/Japón 2002, y este martes regresó a la Granja Comary, donde entrena la selección brasileña, para hablar con los jugadores.

     Según Mansur, una de las estrategias de preparación para el partido del viernes ante Colombia por los cuartos de final será el énfasis en mostrar que el peor ya ha pasado, en referencia a la eliminación de Brasil en la fase de grupos o en octavos de final.

     Sin embargo, el próximo paso también tiene un gran peso extra, ya que se debe superar el trauma de los cuartos de final, etapa que ha derrumbado Brasil en los dos mundiales anteriores: ante Francia, en Alemania 2006, y ante Holanda, en Sudáfrica 2010.

     Pese a elogiar la actuación de Colombia, que llega invicta a la disputa del próximo viernes, la comisión técnica considera que la victoria de los “cafeteros” tras eliminar a Uruguay, ha sido mejor para Brasil, ya que evita enfrentar a su verdugo por el pase a semifinales.

     Los uruguayos vencieron a Brasil en la final del Mundial de 1950, en el “Maracanazo”, también jugado en Brasil, y se cree que los nervios de los  pupilos de “Felipao” pueden estar aún más exacerbados por el miedo de perder en casa y quedar marcados para siempre, como ocurrió hace 64 años.