‘Topes’ letales en Autopista Colima fueron improvisados

(Foto: William Valdez Verduzco)

No debieron instalarse y además están mal hechos: Ibarra Obando

Los reductores de velocidad en la autopista Colima-Manzanillo, en ambos sentidos y distintos puntos de la vía federal, además de que no deben instalarse en autopistas, están mal hechos, sin ninguna base técnica.

Así lo advirtió el ingeniero civil Alfredo Ibarra Obando, en visita de cortesía a El Noticiero de Manzanillo, cuestionando el profesionalismo de quienes decidieron mandarlos a hacer y también de quienes los elaboraron.

Argumentó que la norma PRY-CAR-10-04-006/08, cuya copia entregó a este medio informativo, precisa que sólo deben instalarse en cruce de peatones en intersecciones y zonas escolares, comerciales, residenciales y de hospitales, o cualquier lugar donde sea necesario proteger el flujo peatonal, condiciones que no aplican en esta vialidad.

“Pueden instalarse en casetas de cobro así como en estaciones de cuerpos de emergencia como bomberos y ambulancias; sólo en casos excepcionales en los que se requiera obligar al conductor a reducir la velocidad del vehículo hasta casi detenerlo”, precisan los incisos del documento oficial.

Alertó que los reductores, además de evidentemente estar en zonas de la autopista que no cumplen con las características antes señaladas, su elaboración particular no está apegada a los criterios que también obliga la ley.

“La calidad del concreto hidráulico debe tener proporciones muy definidas, además de que la forma de los reductores debe ser geométrica, asemejando un cuadrilátero o trapecio, cuyas dimensiones también están estipuladas por esta norma, y que prácticamente no se tomó en cuenta, como si no lo hubieran hecho especialistas”.

Ibarra Obando se desempeñó como subdirector de formulación de planes, en la Dirección General de Planeación de la SCT (Secretaría de Comunicaciones y Transportes), en el sexenio del ex presidente colimense Miguel de la Madrid Hurtado.

Dejó en claro que esta es una de las numerosas normativas que se violaron al crear estas improvisadas medidas, que en lugar de solucionar un problema lo terminaron agravando, aumentando la siniestralidad de una autopista tan turística y comercial.

Por último, cuestionó si las autoridades correspondientes esperan más tragedias mortales para que ahora sí retiren todos los ‘topes’ y recurran a soluciones más eficientes como la presencia más distribuida de Policías Federales o medidas inteligentes que aplican países primermundistas.

Comentarios

comentarios