Taxistas evolucionan o podrían desaparecer


William Valdez

Los taxistas deben saber adaptarse a nuevos métodos de interacción con el cliente; deben entender que es una evolución que la gente está demandando, de lo contrario, pueden desaparecer en un futuro no muy lejano, señaló en entrevista exclusiva para EL NOTICIERO DE MANZANILLO, el microempresario Ferdinando García Ceballos, director de iTech Colima.

Señaló que los taxistas manzanillenses que se capacitan en el manejo del idioma inglés, “están poniéndole el ejemplo al resto de sus compañeros no sólo en la ciudad, sino a nivel estatal y en todo el país, demostrando que la cultura de mejora continua es algo que el cliente sabe apreciar”.

Lamentó que algunos prestadores de este servicio “no quieran abrazar la tecnología, justificando que plataformas como Uber, Chofer Pro o Urban Drive, son competidores desleales; lo que no vemos, es que a nadie obligan a usarlas, la gente decide hacerlo por cuenta propia. ¿Por qué? Eficiencia, comodidad, amabilidad: Calidad en el servicio.”

Los conductores de estas plataformas interactivas, son choferes que deben pasar varios filtros: Tener auto de modelo reciente, no tener antecedentes penales, aprobar un examen psicométrico de más de 600 preguntas, presentar una prueba de antidoping en la que se buscan cuatro sustancias y estar dados de alta ante el SAT.

“Supongamos que vamos a una reunión de negocios a Guadalajara o Ciudad de México. Imagínate tener que llamar a un taxi y explicarle, para empezar, cómo llegar a ti estando en una zona que no conoces. Nos llevará mínimo 10 ó 15 minutos lograr que alguien le explique y si no tienes tiempo para eso, ingresas a Uber, por ejemplo, pones tu ubicación y solicitas un chofer: En 30 segundos, te anuncia que va en camino y la aplicación te enseña la apariencia del conductor, el vehículo que maneja, sus placas, datos generales y el tiempo de llegada a tu destino”.

Por último, afirmó que es incorrecto que quieran restringirse estas nuevas tecnologías que demanda el cliente, “porque no se trata de fomentar los monopolios, sino de facilitar la economía libre; si el taxista no logra aprender de la competencia, se verá superado e incluso puede desaparecer. Ya le pasó a muchas empresas que quedaron fuera del mercado; estamos destinados a la adaptación.”, concluyó.