Tapalpa da testimonio de sucesos de la Revolución

La ex-hacienda Media Luna se ubica a 30 minutos de Tapalpa. Fue una de las inspiraciones de Juan Rulfo para escribir “Pedro Paramo”. | Foto: Especial

ARQUITECTURA COLONIAL

La arquitectura que existe en Tapalpa conserva la pureza de la historia de la época de la Colonia y su desarrollo paulatino en el recién país llamado México luego de la Independencia. Las ruinas de la ex Hacienda Media Luna dan testimonio del paso de los acontecimientos como fue la Revolución Mexicana, que terminó con el esplendor que caracterizó a este tipo de construcciones donde habitaron los hacendados.

En Tapalpa, además, existen dos templos. El más antiguo se construyó en 1670, durante el siglo 17 y fue dedicado a San Antonio de Padua. Ahora ya no se realizan cultos sino que se utiliza como museo. Conocido como “Templo Viejo”, expone arte sacro y diferentes obras y artículos de la batalla cristera.

La nueva iglesia fue edificada en 1950 y está dedicado a la virgen de Guadalupe. Fue terminado en 1970 y se distingue por su construcción de ladrillos, sin vigas o enjarres.

Una de las singularidades del pueblo es la similitud que guardan las fincas entre sí; se trata de caseríos pintados de colores claros –en su mayoría blancos- y techos de teja roja, donde se puede advertir una clara influencia purépecha, debido a que Juan Fray de Padilla, quien fue enviado por Vasco de Quiroga en tiempos de la Colonia, tenía la instrucción de que todas las construcciones que se realizaran fueran parecidas, a eso obedece que tengan el mismo perfil urbano como los pueblos de Santa Clara del Cobre y Pátzcuaro, en Michoacán, también de gran influencia franciscana