Periodismo



De linotipistas a consumados periodistas

Recordamos a los linotipistas que en el sistema tipográfico de antaño eran los hombres cultos de los periódicos, pese a su aspecto de mecánicos de autos, de camisolas sudadas y ennegrecidas por el contacto del metal de los lingotes con sus manos, dominaban el castellano y sus reglas de oro. Leían al tiempo que generaban renglones de metal con las composiciones y por eso era basta su cultura general. El linotipista era el primer filtro para la corrección ortográfica. Hubo quienes, de ser linotipistas, ahora son consumados periodistas, tal es el caso de Esteban Cortés Rojas.


Maestro, periodista y amigo

En el año de 1968 conocí a Ramón Héctor Velasco Soltero. Fungía como maestro de banquillo en una escuela de primaria del sistema federal de la Ciudad de México. Era un muchacho muy inteligente, parsimonioso y atento, con una formación magisterial a toda prueba. Hicimos química inmediatamente porque nuestro origen e intereses eran similares. Le dije que era de Colima y que me dedicaría al periodismo en la Ciudad de México porque en mi estado no había oportunidad de trabajar en medios impresos, lo cual es todavía mi debilidad y mi pasión.


Entregan el Premio Andante a periodistas

Los demás ganadores y ganadoras, Quetzalcóatl García de la Hoya, Lauriane Agnolin, Aholibama Andrade y Elba Fernández, hablaron de la importancia que tiene visibilizar el trabajo periodísticos de las nuevas generaciones y de lo que para ellos y ellas es el periodismo, sobre todo el periodismo social, de denuncia. En general, los trabajos premiados abordaron las emociones y conflictos que vive la gente en el confinamiento debido a la pandemia.