Historia


Hace 133 años todo Manzanillo quedó bajo el agua

Se menciona que aquello fue tan sorprendente, que algunos caimanes de los muchísimos que por el entonces tenían las lagunas que rodeaban Manzanillo, como la de Cuyutlán y la de San Pedrito, se metieron a la ciudad y llegaron hasta el otro lado, hasta la bahía, y en el colmo de lo insólito, como se repetían la anécdota todavía años después, se dio una lucha contra los tiburones que merodeaban la costa dentro de la bahía.


Una historia de piratas

sesde que don Antonio de Mendoza, el primer virrey, visitó la Villa de Colima en 1541, entendió que los diminutos puertos de Salagua y Navidad eran estratégicos para mantener y agrandar los intereses de la Corona y, que, por ende, debían cuidarlos de las ambiciones de otros países que, como Portugal, seguían expandiendo sus dominios y engrandeciendo sus rutas de navegación.