SSA: No hay riesgo en agua por la actividad volcánica

Volcán de Colima | Foto: Especial

La Secretaría de Salud estatl, dio a conocer que  el agua para uso y consumo humano es de buena calidad sanitaria y por tanto no representa un riesgo de salud para la población,  en las comunidades cercanas al volcán de fuego, como son Cuauhtémoc, Quesería y Montitlán, El Naranjal (Villa de Alvarez), La Becerrera y La Nogalera, en Comala.

Lo anterior, como resultado del muestreo realizado a las fuentes superficiales del agua en la zona del Volcán de Colima por parte de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris) y de los análisis realizados por el Laboratorio Estatal de Salud Pública para la determinación físico-química del agua, en el que se analizó el color, turbiedad, nitrito, cloro residual, flúor, Ph, conductividad electrolítica y sulfatos.

Por lo que se confirma que el agua que abastece a las poblaciones antes mencionadas no rebasa los límites permisibles que marca la Norma Oficial Mexicana número 2, misma que deben cumplir los organismos operadores del agua en el abastecimiento del vital líquido.

En cuanto al elemento químico flúor, señaló que es de suma importancia vigilar su concentración, ya que puede provocar efectos a la salud de los seres humanos si se absorbe con demasiada frecuencia y en grandes concentraciones, pudiendo provocar caries, osteoporosis, daño a los riñones, huesos, nervios y músculos.

Añadió que ante la constante actividad que registra el volcán, la Coespris continuará con los muestreos para vigilar la calidad del agua y prevenir cualquier riesgo sanitario que pudiera presentarse.

Ante la caída de ceniza volcánica, la Secretaría de Salud recomendó a la población tapar los tinacos, cisternas o depósitos de agua para evitar que ésta caiga dentro de los recipientes con agua, así como evitar evite beberla o utilizarla en la preparación de alimentos, ya que es probable que esté contaminada.

Sugirió también evitar actividades al aire libre, cerrar puertas y ventanas de sus viviendas y utilizar pañuelos para cubrirse nariz y boca, usando en lo posible un trapo o mascarilla húmedos para estas vías respiratorias.

Dijo que si se padece alguna enfermedad respiratoria, es recomendable permanecer dentro de su casa y evitar cualquier exposición innecesaria a las cenizas, toda vez que pueden sufrir complicaciones de su padecimiento.