Sí puede ganar el Distrito Local VIII: LAPT

José Juan Polanco Cárdenas. | Foto: Especial

El fin de semana en la familia nos enteramos que mi padre Luis Alfonso Polanco Terríquez (LAPT), conocido por algunos como Polanco, Terríquez, Poncho, Alfonso, se registró como candidato por Nueva Alianza para contender por el Distrito VIII de Villa de Álvarez. En principio no sabía si felicitarlo o darle el pésame, máximo cuando expresó que para realizar la encomienda sería, al igual que las anteriores ocasiones: sin presupuesto.

Al igual que en las anteriores ocasiones, lo encontré optimista, alegre, al cuestionarlo de cómo le iba hacer nos precisó: a diferencia de las anteriores ocasiones, en esta vez no pondré un peso para nada, precisamente por eso acepté el participar, quiero demostrar que basta con que a uno lo conozcan o identifiquen para salir adelante, lo demás depende de los amigos, compañeros, familiares, pero sobre todo que la organización apoye con la comunicación, con esto ganamos porque ganamos.

Subrayó: Mira, hijo, quiero demostrar que los partidos grandes gastan demasiado en fabricar artifcialmente candidatos. En la zona conurbada de Colima-Villa de Álvarez me conocen perfectamente, no olvides que desde niño en ambos municipios además de Comala, Coquimatlán y Cuauhtémoc iba a perifonear y repartir publicidad del negocio de la familia, la plaza de Toros La Almoloyan; otros nos reconocen por tener más de 30 años colaborando en los medios de comunicación.

Mi padre continúa narrando: “A esto, hay que agregarle que en especial en el Distrito VIII de Villa de Álvarez he vivido los últimos 30 años, primero aquí en tu casa de Gral. Martín Carrera, luego por la calle Nicolás Bravo del centro de Villa de Álvarez; en un tiempo estuve viviendo por la calle Yucatán, de la Colonia Loma Bonita, diez años en la colonia San Miguel II y tenemos más de tres años en la colonia Villa de San José de este municipio”.

Ahora va mi parte: mi padre tiene un gran potencial y significativamente varias ventajas sobre sus contrincantes, para empezar habita en el Distrito VIII desde hace mucho tiempo, cuenta con un sinnúmero de parientes, sobrinos, tíos, integrantes de las familias Polanco, Terríquez, Zamora, Cárdenas, Contreras, Fuentes, las cuales son plenamente identifi cadas en los lugares donde habitan, además de sus compañeros de la infancia, de la normal de maestros, de la universidad, de haber trabajado en diversas escuelas, de la secretaría de Educación, alumnos, compadres y ahijados. De pura parentela estamos hablando de un aproximado de 600 familiares que actualmente viven en el mencionado distrito.

Finalmente mi padre expone otro de sus potenciales, “en este Distrito VIII de Villa de Álvarez viven más cinco mil trabajadores burócratas, maestros de diversas instituciones educativas que saben de la defensa férrea que siempre he hecho de las conquistas laborales y que siempre he dicho que es algo que los legisladores locales debieran de cuidar y salvaguardar, pero de estos 5000 ciudadanos, cerca de mil son trabajadores de la educación de las secciones seis y 39 del SNTE, si la estructura hace su parte ya llevamos mucha ventaja, incluso aquellas personas que no comparten la misma opinión con nuestro gremio, estoy convencido que nos darán su voto, conocen mis competencias de defensa, trabajo y honradez”.

A diferencia de las anteriores ocasiones en que mi padre ha sido candidato, por primera vez, ahora nosotros sus hijos tenemos la oportunidad de apoyarlo, hemos visto la alegría con que más de un ciudadano de este distrito VIII en el que vivimos lo ha felicitado, por ese motivo si la organización la apoya como debe ser, estamos seguros que mi padre será diputado. En los últimos diez años mi papá ha ido puliendo su piedra con fuerza, ha cultivado al tiempo de sus conocimientos, su alma, su espíritu y su cuerpo. Hoy está logrando su meta para ser recordado como un hombre libre y de buenas costumbres.

Para reflexionar. En esta ocasión pedimos disculpas a la empresa y a los lectores, pero así como otras veces hemos dedicado espacio para hablar de otros candidatos, en esta ocasión lo hacemos sobre mi padre, no solo por ser quien me dio la vida, sino porque estoy convencido que tiene todo para ser un buen legislador local que mucha falta nos hace a los colimenses. Nos vemos el lunes próximo.