Se requiere la política


Amador Contreras Torres.-

Las sucesiones presidenciales de 1963 y 1969 se resolvieron a favor de la política. Como sucesor de Adolfo López Mateos llegó Gustavo Díaz Ordaz en 1964; en 1970 llegó Luis Echeverría a la Presidencia de la República. Ante los trágicos sucesos de 1968, se generó un divorcio entre el gobierno y la juventud mexicana.

Echeverría se vio obligado a hacer un gran trabajo político para restañar las heridas y abrir espacios de participación política a los jóvenes, incrementando el presupuesto para las universidades públicas y creando espacios deportivos en todos los estados del país.

Se trataba de despresurizar, de hacer política, de tender puentes con la sociedad al tiempo que había la necesidad de proteger el prestigio del Ejército garante de la soberanía nacional.

Para proteger a un país está el Ejército, pero la primera aduana debe ser precisamente la política. Acaso, por eso, ante los graves sucesos que han estremecido al país en los últimos meses, la prestigiada publicación londinense “The Economisth” ha propuesto un recambio en la cúpula política del país y propone a un tipo con el talento y el oficio de Manlio Fabio Beltrones como el próximo secretario de Gobernación, ya en estos días, en que cierto sector de los medios y los radicales están haciendo cera y pabilo de la imagen del presidente Peña Nieto, con múltiples temas como la tragedia de los normalistas en Guerrero, el viaje a China, la mansión en las Lomas y un largo etcétera, el presidente necesita del arropamiento de la operación política de su gabinete y eso no está sucediendo.

El titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, a pesar de ser un tipo experimentado en la política, cometió el error de decir en público: “Estoy cansado”. Los demás, que se supone son, o deberían ser operadores del sistema, Miguel Osorio Chong y Emilio Chuayffet, de plano se esconden, no aparecen, no dan la cara para defender al presidente y comandante supremo de las fuerzas armadas.

No se puede pasar por alto que el general secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, no titubeó en señalar que el país está en riesgo y que el Ejército mexicano está sujeto a ataques y desprestigio que no merece. Y le asiste la razón.

Necesitamos, con urgencia, de la política y de los políticos. Los técnicos, si bien es cierto que son necesarios para la conducción económica y técnica del país, no han resuelto los problemas de fondo y han quedado a deber. El poder político de este país debe quedar en manos de los políticos, que son los que saben, los que tienen el oficio, el instinto y la sensibilidad humana y social para gobernar.

Compare usted, por ejemplo, el oficio político de Luis Echeverría con la actitud de Ernesto Zedillo al decirle a una indígena que le solicitaba un apoyo, “no traigo cash”, actitud negativa, además, hablándole en inglés a una indígena.

El país necesita con urgencia de acuerdos políticos, de oficio y de operación política. El secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, ha quedado a deber y se le observa crispado y atónito ante la tragedia de Iguala, Guerrero. Es urgente su recambio, antes de que las cosas se salgan de control, antes de que las fuerzas oscuras de la provocación que incendian palacios de gobierno e incluso, la histórica Puerta Mariana de Palacio Nacional, logren su cometido de provocar una reacción del sistema y del Ejército que tiña de sangre el suelo de la patria.

El país quedó demasiado ensangrentado tras la guerra idiota de Calderón que sumió en la desesperanza a millones de mexicanos. Este personaje, al término de su sexenio, sólo atinó a huir al extranjero para protegerse de una respuesta, luego de su atroz paso por la Presidencia de la República.

El país se empezó a descomponer cuando quedó en manos de la tecnocracia. En 1975, Echeverría se equivoca al designar como sucesor a López Portillo, quien le abrió la puerta a la tecnocracia insensible. Después, ya en tiempos de Salinas, quitan de secretario de Gobernación a un personaje experimentado y con oficio político, como don Fernando Gutiérrez Barrios, y ponen a Patrocinio González Blanco Garrido, que no da el ancho ante la rebelión del Ezln en Chiapas, luego ponen a Jorge Carpizo y después a Esteban Moctezuma, que tampoco sirvió para gran cosa, fuera de organizar teletones como alto ejecutivo de TV Azteca al servicio del nuevo rico Ricardo Salinas Pliego, de ilustre apellido.

Ante la magnitud del desastre y para proteger al pueblo de México, al presidente y al Ejército como garante de las instituciones, es necesario hacer cambios en Gobernación y en las demás áreas claves para la gobernanza. Es urgente aplicar la ley al estado de derecho para quienes cometen actos vandálicos en contra de las instituciones y las empresas.

La imagen de palacios en llamas y de camionetas de empresas mexicanas y extranjeras es un mal mensaje para el mundo. Perdemos todos. Se tiene que aplicar la ley con firmeza. Que la sana y legal protesta política y el uso legítimo de la libertad de expresión no se vulnere con la irrupción atroz de los radicales que le apuestan a un baño de sangre para que se incendie el país. Hay que aplicar la legalidad antes de que sea demasiado tarde.

A nadie le conviene que se siga intentando desprestigiar al presidente Peña Nieto. Son demasiados los problemas no resueltos como para echarle más gasolina al fuego. Sería atroz e irresponsable. El país no se lo merece.

La tragedia de Iguala es una mancha en la conciencia nacional de la cual el PRD no va a salir bien librado y eso va a tener un alto costo electoral en el 2015 y 2018. La alternativa de la izquierda está siendo pulverizada. No hay horizonte luminoso para el país. Es urgente el retorno del oficio político. Ha llegado el tiempo de la política como la única forma civilizada para salvar al país.

 

BREVIARIO

 

Estamos ya en la recta final para definir al abanderado del PRI a la gubernatura. Las cartas más fuertes están marcadas y muy visibles, Siguen haciendo su lucha, lo cual es muy válido y están en su derecho. El alcalde de Colima, Federico Rangel, anuncia la conclusión para diciembre de un puente y avenida a cuatro carriles con iluminación que conectará la zona sur de la ciudad, desde el Boulevard Carlos de la Madrid Béjar hasta la avenida Sabinos, en Prados del Sur, y el entronque con el Boulevard Rodolfo Chávez Carrillo y la carretera que conduce a Coquimatlán.

Por su parte, Mely Romero sigue con su activismo en pro de la mujer campesina, con gestiones diversas en todo el estado y con la presentación de iniciativas de ley en el Senado de la República. La senadora se quiere hacer visible, por si la negociación se llegara a entrampar entre los finalistas.

Por su parte, el gobernador Mario Anguiano y el subsecretario de Comunicaciones de la SCT, Ignacio Peralta, anunciaron en plena Casa de Gobierno, el inicio de la entrega de televisores digitales en Colima, para hacer frente al apagón analógico. Peralta está aprovechando para hacer política y para pisar el terreno de Casa de Gobierno.

Trascendió que este viernes 14, en el Polideportivo de la Universidad de Colima, se habrán de entregar miles de televisores en forma gratuita. En el evento en Casa de Gobierno, estuvieron presentes también los delegados de la SCT, Alejandro Torres Contreras, y de la Sedesol, Carlos Cruz Mendoza.

Este día arranca su carrera por la postulación del PAN a la alcaldía porteña, Gabriela Benavides, en el marco de su fiesta de cumpleaños, con todo el peso político y el aval de Virgilio Mendoza, quien la placea por todo el municipio.

“Gaby” Benavides es muy bien vista por el electorado porteño. Su personalidad es bien aceptada. Le ayuda el acento social del gobierno de Virgilio. Es una carta fuerte, a la que el PRI deberá enfrentar con una carta bien escogida entre “Pico” Zepeda, Fernando Morán o hasta Rogelio Rueda, si es que no llega a ser postulado a la gubernatura.

Ahora que el PAN insiste en equivocarse al postular al ex alcalde tecomense Elías Martínez, quien dejó un mal sabor de boca entre los ciudadanos, por su tozudez en el tema de la huelga sindical, el PRI deberá acertar para oponer un adversario que garantice ganar esa importante posición federal.

Las opciones del PRI para la diputación federal, pueden ser Héctor Vázquez, Norma Galindo, Rogelio Rueda e incluso, el edil de Minatitlán, Alejandro Mancilla, quien tiene un interesante perfil político para pugnar por la candidatura y la victoria electoral.

En lo que concierne a la alcaldía de Villa de Alvarez, se perfilan el secretario del Ayuntamiento, Alfredo Chávez, y Carlos Cardona. Al parecer, está más cerca de la postulación Chávez, quien ha demostrado oficio político en su encargo y antes, cuando fue director general del Seguro Médico Popular, un cargo que requiere humanismo y sensibilidad social. Ambos son proyectos del alcalde Enrique Rojas, quien aspira a la diputación federal por el primer distrito. Aunque, hay que aclarar que la negociación se ha encarecido, ya que esa posición estará muy disputada por su relación con la definición de quien sea, finalmente, el abanderado del PRI a la gubernatura.

En resumen, la moneda está en el aire. Como decía Gramsci: “Hay que estar atentos hasta del crecimiento de la hierba”.