Se abusó de la chatarrización de tráileres

Tráileres en inspección físico-mecánica | Foto: William Valdez Verduzco

Algunos compraban unidades obsoletas en rancherías para canjearlas por el bono, pero no las desmantelaban; seguían circulando y causando accidentes, revela líder transportista

El programa federal para renovar las unidades del autotransporte federal, se paralizó por un incorrecto uso del mismo por parte de algunos empresarios oportunistas que se hacían pasar por empresarios, enriqueciéndose con los bonos que se otorgaban y afectando al sector al sepultar el esquema de chatarrización.

En entrevista para Comunidad Portuaria, sección especializada de El Noticiero de Manzanillo, Yax Tzel Nolasco Gómez, vicepresidente de la Unión Transportista de Carga de Manzanillo (UTCM), relató que el gobierno federal actual debería reconfigurar la estrategia en compañía con las armadoras de camiones para que tráileres cada vez más modernos circulen por las autopistas del país.

“Había casos de supuestos transportistas que se dedicaban a buscar unidades viejas; buscaban en rancherías tráileres cuyo motor funcionara para llegar conduciendo, comprándolos en 60 mil pesos, revendiéndolos en 90 mil a un tercero que a su vez los canjeaba por un bono de $250 mil para comprar una unidad nueva”.

Relató que el gobierno detectó que tras entregarse el recurso y emitirse la constancia de chatarrización, las unidades seguían circulando. “Cuando debían estar reciclándose en la prensa, estaban accidentándose en las vialidades. Ahí fue cuando la autoridad dijo: se acabó”.

Finalmente, relató que si bien había mucho lucro por parte de comercializadores y supuestos transportistas, sigue siendo una necesidad este tipo de programas para el sector.

“En el caso de la Unión (UTCM) nuestros agremiados constantemente invierten en actualizaciones, asistiendo a foros nacionales donde se dan las condiciones para conocer y comprar unidades nuevas, también invirtiéndose en las ya existentes con apego a normativas como la NOM-012”.

Puntualizó que la SCT ofrece ventajas al gremio cuando hay cumplimiento. “Se nos autoriza cargar hasta 9 toneladas más de peso bruto, siempre y cuando tengas equipos nuevos y cuentes con las verificaciones físico-mecánicas y de emisiones contaminantes; eso nos permite fletar hasta 75.5 toneladas peso bruto”.