SCT no tolerará actos de prepotencia: Guido

Guido Mendiburu Solís, director del Centro SCT Colima | Foto: Especial

Aseguró que Medicina Preventiva tiene instalaciones dignas con sala de espera y sillas. “Examen médico demora porque es complejo; evalúa al menos 14 puntos vitales”.

     

Si algún médico de la Unidad de Medicina Preventiva actuó con prepotencia o falta de respeto hacia algún usuario, se tomarán medidas aplicando nuestro código de conducta, sentenció Guido Mendiburu Solís, director del Centro SCT Colima, en entrevista para El Noticiero de Manzanillo.

En respuesta al despotismo denunciado ayer por la lideresa sindical Gabriela Mosqueda Vidal, dejó claro: “Tengo instrucciones muy precisas del secretario (de Comunicaciones y Transportes), Javier Jiménez Espriú, de que todo usuario de la SCT reciba un trato digno y respetuoso”.

Exhortó a la denunciante a presentar pruebas y evidencias, a fin de aplicar sanciones correctivas. “Trabajamos en una dependencia con paredes de cristal, donde todo es transparente; habremos de revisar el caso y aplicar la normatividad interna”.

 

Instalaciones dignas y examen complejo

Aclaró que las instalaciones sí son dignas. “Hay sillas, salas de espera y se atienden de 25 a 28 operadores por día, previa cita, por lo que no me queda claro si la imagen presentada es de antes o después de abrir el módulo”.

Dijo que la espera de 6 horas es porque el examen psicofísico cubre 14 puntos donde verifican su aptitud, antes de autorizar la licencia federal. “Se evalúa historial clínico, agudeza visual y auditiva, complexión, masa corporal, salud cardiológica y neurológica, cuidando el estado de alerta, reflejos oculares, sistema nervioso y valoración psicológica, para descartar epilepsia o trastornos compulsivos, entre otros aspectos vitales”.

Sobre los requisitos, precisó que están exhibidos en las instalaciones para que no haya confusiones, invitando a la ciudadanía a visitar el lugar para atestiguar su óptimo funcionamiento.

Por último, recordó que la SCT decidió hacer directamente los exámenes médicos, porque en las empresas que los aplicaban se detectaron irregularidades, a nivel nacional. “Los números no cuadraban por la cantidad de exámenes y el limitado tiempo de aplicación; había muchas incongruencias, por eso se canceló la concesión a los terceros autorizados”, puntualizó.