Rey de Colima conquistó el pueblo de Tapalpa

Colima y Jalisco comparten la cuenca del río AyuquilaArmería en el occidente de México. | Foto: Especial

Historia y naturaleza unen a los pueblos jalisciense y colimote

Tapalpa y Juanacatlán pertenecieron al reino de Colima luego de que el Rey conquistó esas tierras con un gran ejército.

Primero, durante la época prehispánica, Tapalpa perteneció al señorío de Tzaollan, Zaulán o Sayula que era gobernado por Cuantoma. El cacicazgo de Tlacpacpan tenía bajo su tutela a un pequeño poblado de muy pocos habitantes llamado Juanacatlán, que significa “Lugar de cebollas”. Esta región estuvo habitada por los otomíes.

En 1510, Tapalpa participó en la Guerra del Salitre, al lado de Cuantoma, contra los purépechas de Tangoaxán II, quien pretendía apoderase de las playas de salitre del cacicazgo de Zacoalco. Vencidos en Acatlán y cuando Cuantoma estaba por someterse a los purépechas, se apersonó el Rey de Colima con un numeroso ejército y venció en la batalla. El monarca colimote avasalló luego a Cuantoma, apoderándose de la región.

Colima tiene mucho que ver con Tapalpa también en aspecto naturales. La cuenca del río Armería inicia precisamente en este lugar, pasando por el Grullo y Autlán. Los colimenses estuvieron interesados en realizar un desazolve para evitar que el agua que llega a través del Río Armería esté contaminada, pero el problema radica en Autlán, que es donde se impurifica.

El Rey de Colima tenía un poder inmenso en la región, sobre todo en la comarca de Ataco, que era su lugar favorito. Cuando llegó la Conquista y fue so- metido, los españoles junto con miles de indios aliados lo obligaron a regresar a Colima. Pero quería tanto a los indígenas de raza otomí que habitaron Tapalpa que les dejó un legado. Se trata de un papiro hecho en cuero de venado, escrito en náhuatl, donde les advertía que no dejaran los que ya era de ellos, refiriéndose a la tierra.

Los españoles entendieron el mensaje y sólo dejaron que se quedaran allí los misioneros, fueron precisamente ellos quienes fundaron el primer hospital de indios a nivel Latinoamérica, también fue en Tapalpa donde se construyó la primera hacienda llamada Casa Verde, donde cada ocho días los españoles acudían a misa y aún se pueden observar los vestigios de los dos templos, uno que pertenecía a los indígenas y el de los españoles.

Los colonizadores empezaron a darles pequeñas porciones de tierra a los indígenas, pero no era porque los quisieran mucho o porque fueran buenas personas, sino porque querían tenerlos a su servicio las 24 horas del día, de esta manera se fue fundando la población de Tapalpa.