Retacera Política


César Villalba A.

Ahora que bullying, que en español significa intimidación o acoso, ha generado cambios a las leyes y además ha logrado movilizar porciones importantes de la opinión pública ante el recrudecimiento de este fenómeno escolar, buena parte de esa opinión y hasta ponentes, se olvidan que el problema no es sólo de los maestros o del lechero de la esquina, sino de los padres de familia.

¿Dónde quedó el respeto a los demás, a los papás, a las instituciones que tan bien nos enseñaban en las clases de civismo y que captábamos en la escuela tradicional, que luego nos reafirmaban en los hogares?

¿Dónde quedó la admiración a los líderes grupales intelectuales que sobresalían en alguna disciplina y a los que seguía con veneración cuasi mística el resto del corrillo que oían sin chistar sus disertaciones históricas, matemáticas o filosóficas y que, en no pocas ocasiones se extendían hasta el amanecer?

Sí los hay, pero ahora meditan solos en algún lugar, pues sus oyentes y seguidores de antaño se encuentran inmersos en las redes sociales, a través de los celulares, las computadoras y las tablets. El Pensador de Rodin está ahora en su piedra reflexionando en qué es lo que pasa con nuestra juventud.

Más bien, se ha subido a la cueva de Zaratustra de donde bajará algún día como las abejas, harto de sabiduría a que lo oigan quienes, de momento, son como los espectadores que, esperando ver al equilibrista, oyeron su disertación sin entenderlo, lo cual obvio le hizo decir “no son oídos para esta boca”.

Pero sobre todas esas calamidades, qué bueno que haya aunque sea de la parte oficial, quien se preocupe por el acoso escolar en que se encuentran inmersos nuestros estudiantes, y no se crea que sólo de los niveles básicos. Caso del secretario de Educación y del dirigente de la Sección 39 del Snte en Colima, Guillermo Rangel Lozano y José Adrián Orozco Neri, respectivamente, de que tienen las puertas abiertas para cualquier caso que se les notifique o del que tengan conocimiento.

Igual, de parte de algunos diputados que se han pronunciado sobre el particular y es que si siempre se han dado este tipo de agresiones o “carrillas” entre compañeros de salón y escuela, ahora los niveles de los mismos son verdaderamente alarmantes, como los homicidios o suicidios ocurridos en varias entidades del país, como en San Luis Potosí, por citar el último pésimo ejemplo. Ya ni se diga el de los niños que juegan a ser sicarios en algunas comunidades de Michoacán, ante la complacencia de sus padres, familiares o tutores.

Habrá que exigir a los padres de familia un mayor esfuerzo en la educación de sus hijos, si es que quieren verlos convertidos en hombres y mujeres de bien.

Mientras, a nivel nacional se caen las expectativas en el crecimiento económico y por ende en la generación de empleos, ya que cuando mucho el PIB quedará en un 2.3 por ciento del 3.9 por ciento o casi cuatro que las autoridades bancarias y hacendarias (Luis Vegaray) habían contemplado para este año, Colima se cuece aparte. Y aunque él no lo diga por la modestia que le caracteriza, son notables los esfuerzos y resultados que está alcanzando la Secretaría de Fomento Económico que preside en Colima don Rafael Gutiérrez Villalobos. Ni duda. Los indicadores hablan por sí solos. No por nada el pasado 29 de mayo del año en curso, el Banco Mundial, a través de su publicación Doing Business, en su calificación por la facilidad para hacer negocios por entidad federativa, le otorga a la entidad el galardón de primer lugar por segunda ocasión, lo cual de verdad que resulta notable en momentos en que la economía y las inversiones no andan muy bien.

Lo que, traducido a otras expectativas, habla de generación de mayor número de empleos para los colimenses y, por ende, un reforzamiento efectivo de la economía local. Sin dejar de mencionar otros galardones como el otorgado por el Bid en la categoría de mejor gobierno inteligente en atención y servicios a la ciudadanía. Ahí la llevas Rafa. Hay que recordar que de noviembre a diciembre del 2013, sólo cuatro entidades del país registraron crecimiento en su tasa de empleo, a saber, Colima, Guerrero, Nayarit y Sinaloa, según indicadores del Imss. Papelito habla.