Retacera Política


César Villalba A.-

Aunque no todas las críticas hacia los cuerpos locales de seguridad tienen sustento, hay ocasiones en que su intervención deja mucho que desear debido a cuestiones nimias que, ante la presencia de camionetas y patrullas, alcanzan una dimensión que no tuvieron, tienen ni tendrán. Aunque luego se les pase por alto y hasta se les minimice. Total, ya fueron.

Hace días, en una gasolinera ubicada por la Avenida San Fernando, unas “clientas”, y según nos lo detalló un chofer que vio la escenita, le reclamaron a una de las expendedoras porque el tapón del tanque lo había colocado mal, lo cual ocasionó que se cayera y otro vehículo le pasara por encima, dejándolo inservible. Eso bastó para que unas mujeres se le fueran encima a la despachadora, haciéndole reclamos de todo tipo y señalándole que tenía que pagar 200 pesos, si no le iban a hablar a la policía.

Amenaza que cumplieron, pese a haberle agarrado a la dama de referencia 30 ó 40 pesos que les dio para ir a medias en el problema, ya que el tapón de marras estaba en mal estado. Dijo el chofer que se sorprendió por la prontitud con que llegaron dos patrullas, sin pedir permiso, pues como sea es una propiedad privada, e invadiendo los carriles de carga se le fueron encima a la vendedora, rodeándola de inmediato y como si fuera una delincuente, por un simple argüende que, en el fondo, era un verdadero abuso de las mencionadas mujeres.

Alguno de los genízaros dio la orden arbitraria y sin enterarse de lo que ocurría de que “llegaran a un acuerdo” sin darse por enterados o ignorar, que atrás de la vendedora hay una familia que mantener, ya les había dado un dinero por el mencionado tapón, que desde luego le rasguñaron de la mano. El mismo e indignado chofer, dijo a esta columna que como paradoja, unas dos semanas atrás un chofer de un urbano que discutió con un minusválido y lo golpeó con manos y pies, se fue como la fresca mañana, pues la poli a la que estuvieron llamando, nunca llegó. O sea, que por cualquier motivo que no sea grave, como si alguien lo vio a usted mal, le sacó la lengua o abusa de su persona, el agraviado será culpable si así lo consideran nuestras autoridades.

Al parecer, de este hecho ya tiene conocimiento el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Roberto Chapula, defensor de las causas justas y contrario a todo tipo de abusos que atenten contra los derechos y la dignidad de las personas.

Atinada, prudente y oportuna la declaración del secretario del Ayuntamiento de Villa de Alvarez, Alfredo Chávez Gonzáles, de que no se permitirá de momento circular en patineta por la carretera a El Naranjal, debido a que el pasado sábado un joven fue lamentablemente atropellado en ese lugar.

Es decir, se van a analizar los factores de riesgo, horas “pico”, etcétera, a fin de emitir un dictamen encaminado a brindar mayores niveles de seguridad a los jóvenes que disfrutan de este deporte, el cual, por cierto, cada día cuenta con mayores adeptos.

Que si el presidente del PRI Colima, Francisco Anzar, convoca ahora a los suspirantes para las alcaldías de los 10 municipios; por Colima lleva la delantera el diputado Oscar Valdovinos, por la Villa sin duda iría el citado Alfredo Chávez, uno de los pilares indiscutibles de la administración que preside esa chucha cuerera que es Kike Rojas Orozco; por Minatitlán, Manuel Palacios; por Manzanillo, Rogelio Rueda; y por Tecomán, el legislador Arturo Arias, entre otros de los cuasi amarrados.

A propósito de prospectos, dice el mero mero de la CNC Colima, Jorge Armando Gaytán Sánchez, que algo que vendría a fortalecer al PRI en los procesos que vienen, sería incluir a más abanderados campiranos a la lista de aspirantes, a fin de garantizar mayor número de votos verdes para la causa. ¡Y vaya que sí!

Comienzan las alianzas rumbo al 2015, algunas se hacían chiquionas y finalmente ahí están, pero eso es normal dentro de las identificaciones y acuerdos que se tengan.