Retacera Política


César Villalba A.-

 

“Lo peor que nos puede suceder

es quedar como especie única

en el planeta, y para allá vamos”.

Harlow Shapley (científico).

Se ve absurdo que una asignatura tan fundamental como la preservación de los ecosistemas, la flora y la fauna tenga que ser objeto de discusión por si se aprueba o no determinada ley, la peor aberración es que se discutan y analicen los alcances y trascendencia de tales medidas, como si en este tipo de materias hubiera algo que se pudiera objetar, como actualmente sucede en la asamblea legislativa del DF.

Si ignaros elevados al cuadrado como los bárbaros de “Tercer Grado” (Carlitos Marín, Ciro Gómez Leyva, Dóriga, Denise Maerker) minimizan o hasta reprochan la prohibición de animales en los circos sin ninguna fundamentación científica y menos humanista, el desbarre total lo dan las posiciones legislativas contrarias en algo que ya es una tendencia mundial irreversible, evitar total y absolutamente el sufrimiento animal, no el sacrificio alimentario, sino por crueldad humana, diversión o apuestas.

Los circos, por ahora, están en la lente de las diferentes y variopintas agrupaciones, asociaciones y dependencias dedicadas a la protección del maltrato, tortura y muerte de los animales, se tengan o no en cautiverio.

Algo que de verdad cala, es que el Partido Verde Ecologista de México (Pvem) diga que en su iniciativa de circos sin animales, ha sido cuidadoso de no invadir competencia federal, ya que la Semarnat es la encargada de la “tenencia” animal y la que otorga los permisos para tales o cuales afectos, caza, pesca, torneos, circos, clubes cinegéticos, etcétera. Antes bien, como cuerpos parlamentarios, debieran quitarle la facultad a tal dependencia de darles permiso a los circos de que traigan animales, si bien con el dizque compromiso de alimentarlos, curarlos y tratarlos “bien” para que trabajen en sus espectáculos y mientras, a escala nacional, cada vez son más municipios los que se unen a los circos sin animales y votan o tienen ya leyes de protección en la materia como en Colima.

En el DF le andan haciendo marchas al jefe de gobierno capitalino que porque muchas familias se van a quedar sin sueldo y los animales “sin empleo”. Yo creo que van a ir a la STyPS para exigir indemnización, no manchen. Como muestra del trato “digno” que otorga a los animales en cautiverio, estremecen e indignan las condiciones tan deplorables en que fueron rescatados cuatro animales de un circo infame de Guadalajara, una tigresa, toda golpeada y quemada, una boa desnutrida, un mono araña y una leona “Morelia”, que por cierto causó expectación en las redes sociales, ya que la sacaban a trabajar casi muerta, con las uñas infectadas, pues se las extrajeron de manera arbitraria, sarna, 40 kilos de peso y con una fisura en el cráneo por los golpes de su “domador”, para lo cual utilizaba un mazo, ya se había dado por vencida como sus demás compañeros, hasta que fueron rescatados.

Ya están siendo tratados en el ZooParque de Rehabilitación Animal, ubicado en Pachuca, Hidalgo; por cierto, el primero en todo México y al que debieran seguirle otros más. ¡Ay, Colima, te me estás quedando atrás!

Y siguen los toros, la charrería y las peleas de gallos, ¿o no, Mariano Trillo, Bios Iguana, Alfredo Hernández y agrupaciones correspondientes?

Que hay bastante interés entre los jóvenes por obtener su Cartilla de Identidad del SMN, al menos en la Junta Municipal de Reclutamiento de Colima, dijo su titular, el profesor Roberto Alcaraz. Tan es así que en lo que va del año se han entregado 324 de estos documentos, teniéndose contemplado duplicar el número para los meses de setiembre a octubre.

En el “handicap” villano, sigue a la cabeza el secretario del Ayuntamiento, Alfredo Chávez. Por cierto, ¿quién mejor para darle continuidad a los proyectos que viene desarrollando el edil Kike Rojas?