Relámpagos Filosóficos


Teodoro de San Buenaventura.-

“La amistad es un profundo y sublime lazo de fraternidad que une en lo espiritual a seres humanos”. Milenaria anécdota:

En Arabia, Jafit Y Raulá, eran grandes amigos. Por azares del destino, Jafit cometió un delito y fue condenado a muerte. Semanas antes de la fecha de ejecución, su santa madre se enfermó de gravedad y en sus delirios pedía ver a su hijo amado.

Raulá acudió al rey y le pidió le permitiese a su amigo Jafit ir a ver a su querida progenitora. –Si aceptas ser ahorcado el día de la sentencia si él no regresa, accedo –le dijo el rey-. –Claro que sí, -le contestó Raulá-.

Al tercer día, se observó un templete a media plaza con público expectante que no cabía. El verdugo colocó la soga al cuello de Raulá y miró hacia la ventana de palacio esperando que su majestad inclinara el dedo pulgar hacia abajo, para darle la patada al banquillo. En eso se oye un fuerte tropel de alguien a caballo. De un salto, Jafit desmontó, se inclinó dando gracias al rey, le quitó el lazo del cuello a su amigo, le dio un abrazo y colocó la soga en su cuello.

El rey hizo señas al verdugo para que Gafit y Raulá fuerana su presencia. Cuando llegaron a él, les dijo: “Te absuelvo Jafit si los dos me aceptan como tercer amigo. Su amistad ha brillado en mi corazón”.

Esta misma amistad tiene Virgilio con “Nacho” Peralta y todos los demás candidatos de todos los partidos políticos, por eso lo que acuerde y acepte, será lo que dicte su conciencia sin romper las lanzas de la amistad.

Lo mismo le pasa a su humilde servidor. Mi sincera amistad con “Nacho”, Virgilio, Federico, Nabor, “Gaby” Benavides y “Pico” Zepeda, tan sólo me impulsa a decir: ¡Que Dios los colme de bendiciones!

Eso sí, por el primero que prometa crear un numeroso ejército agropecuario-pesquero y reducir sus sueldos a por mitad, a ese amigo o amiga, daré mi voto con mucho gusto.