Relámpagos Filosóficos


Teodoro de San Buenaventura.-

Por piedad y misericordia, estimado Virgilio, ordena al director de la Policía y Tránsito que prohíba el doble estacionamiento de vehículos en la calle de Santiago de doble sentido por la que transitan autobuses de servicio urbano rumbo al Jabalí.

El domingo pasado, venía por ese lugar en un camión, los conductores se orillaban en algún hueco para dar paso a sus colegas. El chofer de mi carro, por más que vigilaba las tres pulgadas de distancia con autobuses, coches y camionetas estacionadas, con la defensa le rompió la calavera a una camioneta. El dueño aceptó que le pagara la reparación sin más protocolos. Un día anterior me platicó que también se habían roto los espejos con otro compañero de ruta. De por sí la calle está muy estrecha y con doble fila, el infierno le viene guango.

Si no pueden lograr lo que solicito en bien de los que se quedan sin “chivo” para mantener a su familia pagando daños, por el amor de Dios señálenles otra calle a los urbanos y la endiablada que sea de un solo sentido.

Por otro cachete. En mi poblado de San Buenaventura anduvieron personas tomando medidas para la instalación de drenaje y alcantarillado. Tienen cuatro meses que ya no se paran. La alegría del pueblo se volvió al mismo malestar de ver las aguas enjabonadas corriendo por las calles.

Por Cristo Jesús, déjanos un gran recuerdo. ¡Gracias!