Relámpagos Filosóficos


Teodoro de San Buenaventura.-

“In corpore sane ment sane”, nos dice este proverbio latino. Hipócrates (460-377 a.C.), padre de la medicina en Grecia, nos dejó dicho: “Que tus alimentos sean tus medicinas, que tus medicinas sean tus alimentos”.

Existen cuatro leches sumamente alimenticias. Helas aquí por orden de importancia: La leche materna, la de vaca, la de soya y la de coco.

La reina de los alimentos es la miel de abeja. Le siguen como princesas las frutas, jugos y legumbres; y, como hijos del rey, los granos y cereales.

Las frutas frescas, por el sabor que tienen, se dividen en tres grupos: Dulces, ácidas y neutras.

Frutas dulces: El mango, higo, sandía, melón, tuna, pitahaya, mamey, zapote negro, blanco y amarillo; coco, chicozapote, guanábana, chirimoya, etc.

Frutas ácidas: Limón, piña, membrillo, naranja, toronja, mandarina, ciruela, granada, guayaba, capulín, lima, tamarindo, etc.

Frutas neutras: Papaya, manzana, plátano, durazno, jícama, aguacate, fresa (incluye a las frutas semidulces y semiácidas).

Combinaciones: Dulces con ácidas jamás se combinan. Neutras con ácidas tampoco.

Vi a una ancianita, sin lentes, ensartar un hilo en el ojo de una aguja. ¿Trae pupilentes? –le pregunté-. No, veo bien. -¿Qué toma? –Jugo de zanahoria. -¿Cuánto tiempo tiene tomándolo? -18 años. Me reí, porque yo quiero que, con un jugo de vez en cuando, tener hasta rayos X.

Finalmente, si usted padece de parásitos intestinales, mi hija Elvira me dio la siguiente receta: Poner a hervir en un litro de agua una cabeza entera de ajo. Licuarla, colarla y aplicarla en lavativa. Con eso salen gritando toda la fauna estomacal e intestinal.

Mi yerno Miguel (médico homeópata) me dijo que tomara un té de epazote. Una taza de este té tres días en ayunas y a latigazos el epazote saca la manada que traigas en las tripas.

Procure que su rostro esboce siempre una sonrisa y sea sabio, no alterándose por éxitos o fracasos. Tan, tan.