Relámpagos Filosóficos


Teodoro de San Buenaventura

 

Ante la amenaza de una hecatombe mundial provocada por el imparable crecimiento demográfico, pues ya vamos en los ocho mil millones de habitantes que en un 25% rebasaban las demandas de empleo. En nuestra amada República Mexicana, hacen falta las siguientes reformas constitucionales:

1.- Que los futuros matrimonios se les prohíba procrear más de un hijo de familia, y que las jovencitas; para evitar la paternidad irresponsable, se les aplique alguna vacuna factible de cancelar sus efectos cuando se casen.

2.- Que el número de diputados y senadores al Congreso de la Unión sea de uno por cada entidad federativa, y que tan sólo 12 integren las Cámaras en cada estado.

3.- Que el sueldo máximo de un regidor sea de mil pesos diarios. El de un presidente municipal de $1500. El de un diputado local de $2000. De un senador, de $2100, y el de un presidente de la República, de $3000. El mismo tabulador debe aplicarse en los sueldos de secretarios de Estado y rectores de universidades a nivel nacional.

4.- Que regidor, diputado, senador, alcalde, gobernador y titular del Poder Ejecutivo en nuestra patria, que brillen por su magnífica labor administrativa en la competencia de su cargo. Si la mayoría de dirigentes en los sectores campesino, obrero y popular interponen un escrito solicitando a las Cámaras del poder Legislativo, que continúen en el poder por tres o seis años, se les conceda. Si no merma su eficiencia, se les otorgue el honor de cargo vitalicio.

5.- Que el 50% del ingreso del Producto Interno Bruto en los tres niveles de gobierno, se aplique en el pago del ejército agropecuario-pesquero, que conducidos por técnicos y profesionales en el ramo, se dediquen en forma directa a producir y capturar alimentos que surtan el estómago hasta de animalitos sin dueño que pululan por las calles sin que la piedad y la misericordia del pueblo les brinde un mendrugo.

Si todos no sentimos católicos y cristianos, ¿por qué no ponemos en práctica la Ley del Amor? Por eso nos urge a todos “hacer tesoros en el cielo”. Amén.

Se el primero en comentar en "Relámpagos Filosóficos"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.