Relámpagos Filosóficos


Teodoro de San Buenaventura

A nombre de los 31 presidentes ejidales, agricultores y ganaderos afiliados a la CNC del

municipio de Manzanillo, tres furgones llenos de gratitud, hago llegar a las manos de su

espíritu, para mi hermano y amigo, José Ignacio Peralta Sánchez, por la justa y equitativa

distribución de 25 millones de pesos en pro de la producción de alimentos. Qué benéfico

resultaría que nuestros regidores y diputados locales recorrieran ejido por ejido, parcela por

parcela, acompañados de autoridades ejidales y propietarios de terrenos y den la mano de

gestoría según la necesidad económica, técnica y profesional a quienes la necesiten, pues hay

cientos de ejidatarios que no tienen dinero para andar tocando puertas en la ciudad de Colima.

Si en cada poblado ejidal, autoridades competentes que tienen que ver con el desarrollo rural,

hacen reuniones con jóvenes estudiantes de familias humildes y los inducen y habilitan para

que parte de su tiempo libre lo utilicen pastoreando rebaños de cabras, ovejas y ganado

vacuno por los cerros de su jurisdicción territorial, el campo, volvería a ser el crisol del maná

de cada día y fuente de empleo multitudinario.

Por lo pronto, San Buenaventura está con los brazos abiertos para recibir la bendición

económica de mis hermanos Enrique Peña Nieto, Nacho Peralta y mi hijita flaquita de

Tapeixtles, Gaby Benavides.

Que gusto nos daría al pueblo manzanillense, que el equipo completo de regidores y

diputados, asista al lado de Gaby, todo el santo día en los Miércoles Ciudadanos, atendiendo a

tirios y troyanos en sus dolores individuales y familiares.

Exhorto a católicos y cristianos a que hagamos oración para que el corazón de nuestra

autoridades, imite a mi niño consentido Dany, director de Capdam, haciendo el bien día y

noche.

Que nadie ignore. Nuestros partidos políticos, urgen candidatos. El pueblo (la ciudadanía)

votamos por quienes brillan haciendo el bien.

Amén.