Relámpagos Filosóficos


Teodoro de San Buenaventura.-

Sacerdotes, pastores, padres de familia y maestros de primaria, secundaria, academias y bachilleratos, deben poner todo lo que esté de su parte para concientizar a sus alumnos sobre estos tres factores negativos contra el equilibrio, la armonía, la paz, el progreso y la felicidad del género humano. Ellos son:

1.- El nulo control del crecimiento demográfico, lacrado en un 25 por ciento de paternidad irresponsable.

2.- Si antes, por falta de consejos paternos, escolares y religiosos todos caímos en las garras del alcoholismo y el tabaco; hoy, con drásticos efectos para nuestro cerebro y salud corporal, las malditas drogas están a la orden del día hasta para niños de primaria.

3.- Aunque contamos con miles de kilómetros cuadrados de mar territorial en los inmensos océanos (Pacífico y Atlántico) que abrazan nuestra República, ríos, lagos y las tierras más fértiles del mundo, estamos importando el 60 por ciento de los alimentos que consumimos. ¿En dónde están las brigadas y numerosos ejércitos agropecuario-pesqueros dotados de la mejor maquinaria, técnicos y profesionales creados y sostenidos en los tres niveles de gobierno (municipal, estatal y federal)?

A los psiquiatras está por darles un paro cardiaco al ver la idiotez colectiva a nivel nacional, lloramos la derrota de la Selección Mexicana de futbol. De los tres problemas citados que tienen en la miseria a 45 millones de pobres, adictos y minusválidos convertidos en leña para atizar el horno de la violencia, ¿o qué?

Urge que todo mundo sepa que su Yo Divinal Interno es luz, vida, conciencia, sabiduría, amor y felicidad. Obedecer sus críticos mandatos, pueblo y gobierno, yo, tú y todo mundo, equivale a “ser buenos y practicar el bien”.

Enrique, Mario, Virgilio y mi niña Gaby: ¡Háganme caso!