Relámpagos Filosóficos


Teodoro de San Buenaventura.-

Estimado Carlitos:

Dado que en nuestra querida República Mexicana hay un 70 por ciento de católicos y un 30 por ciento de cristianos, y de entre ambos un 10 por ciento de adeptos a centros iniciáticos, tu hermano, colaborados y amigo, estoy pugnando para que de aquí a un millón y medio de años, la raza humana adopte una sola religión y un solo idioma mundial.

En tal virtud, os ruego ordenéis se publique lo que escribo.

A mis amados lectores les mando unos selectivos proverbios, dignos de su más profunda reflexión.

Platón nos dice en su método dialéctico (diálogo interno) que debemos meditar antes de actuar: “Toda idea se convierte en tesis, tiene su antítesis, del choque de ambas surge la síntesis ya depurada de posibles errores”.

Santo Tomás de Aquino nos aconseja: “Conocer la verdad y no practicarla equivale a poseer una botella llena de miel y sólo lamer el vidrio”.

De Paramahansa Yogananda estos dos apotegamas: “La santidad no es sinónimo de estupidez” y “las buenas maneras sin la sinceridad, son como una dama hermosa, pero muerta”.

¡Tan, tan!