Reflexiones Económicas


¿COMO VAMOS, INICIATIVA PRIVADA?

 

Felipe Pimentel Pérez.

 

Los empresarios son los DVD’s: Originales o piratas. El empresario original paga buenos sueldos, cumple leyes, factura sus operaciones, no defrauda al fisco ni depreda el ambiente; es ciudadano decente, dignifica a su familia, sabe que la riqueza se finca en el trabajo y utilidades mesuradas.

El pirata es tramposo, se jacta de magnate, explota a los trabajadores, hace triquiñuelas para evadir impuestos, no respeta normas laborales, comerciales ni ecológicas; omite facturaciones, se endeuda, en fin, es un “audaz” intoxicado de ambición y prisa por retacarse los bolsillos de dinero.

Una empresa nunca crecerá violando leyes y pagando salarios miserables. Su éxito se sustenta en la calidad humana, el desarrollo personal de quienes en ella laboran. Colima requiere empresarios comprometidos con el bienestar de la población, no piratas que imiten a la mayoría de diputados, o sea, querer ganar un dineral simulando trabajar.

Las instancias en Colima como Coparmex, Canacintra, Concamin, debiesen organizar foros de análisis al PED 2016-2021, no sólo en lo que corresponde a sus agremiados, sino ampliar su conocimiento y definir las metas a cumplir en los siguientes 5 años; las empresas deben ir adelante y no atrás del gobierno; éste debe propiciar más alicientes para la inversión y aquéllas deben entender que son el principal motor económico de la entidad; el Colima de hoy impone dos reclamos: Disminuir la inseguridad y generar empleos; ésos son los retos y para superarlos, la inteligencia de servidores públicos, empresarios y trabajadores debe sumarse, porque van en la misma carreta.

Por lo anterior, presentemos propuestas a las empresas serias. Por ejemplo, confiemos en que Telmex, además de dinero, tiene conciencia urbana. En el centro de Colima, en la calle Constitución, contra esquina del Beaterio, está un enorme edificio color gris azulado. ¿Quién autorizó esa construcción carente de mínimo estilo arquitectónico?, ¿el Inah aprueba que en los Centros Históricos del país se levanten edificaciones grotescas, antiestéticas?

Para enmendar su burdo aspecto de bloque de concreto, se debiese invitar a muralistas a transformarlo en una obra admirable; en sus grandes paredes caben paisajes, murales que le diesen otra presencia y no desentone con su entorno; píntensele grecas, háganle cornisas, en fin, ayúdenle a ser un edificio simpático con la historia y arquitectura del centro de la ciudad; se necesitará dinero e ingenio: A Telmex, a través de sus fundaciones, le sobran ambas cosas.

El gobierno estatal e Inah no deben aprobar la construcción de mazacotes de cemento y acero que desgracien las calles centrales; no se imiten esos “perfiles modernos” de aluminio y vidrios espejeados que abaratan, afean a la ciudad de las contingencia ambientales, perdón, la CDMX.

Hay que sugerirle a Telmex que demuestre su conciencia urbana; este ejemplo lo puede repetir en sus instalaciones con similar circunstancia en el país, además esta asesoría es gratuita y a las paredes se les tiene que dar mantenimiento con pintura, ¿no es así?, pues que sea con pintura de colores agradables.

En este espacio sugeriremos acciones sobre ideas y realidades que están allí a simple vista. La organización ¿Cómo vamos, Colima? además de cuestionar el quehacer gubernamental, también pudiese ayudar a constatar que una parte de la iniciativa privada no esté privada de iniciativa.

¿Cómo está eso de Peña Colorada pichicatea el pago de predial?, ¿cuáles empresas, públicas o privadas, contaminaron la Laguna de Cuyutlán y quién debe corregir esa situación y pagar daños? Recuerde, en sentido figurado, Colima es la carreta, los empresarios y sus empleados los caballos, el gobierno es el cochero, y hay que jalar parejo. Nos leemos el jueves. Reflexione.