Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Si tomamos en consideración que la Reforma Educativa puesta en marcha por el Gobierno Federal se centra fundamentalmente en ofrecer al alumnado una educación de calidad, el eje central de esta meta lo representa el profesorado, por lo que resulta prioritaria la formación, capacitación y oportunidades de una actualización continua a los profesores orientada a los posgrados.

En ese contexto, la vocación juega un papel más que sustantivo, pues históricamente está comprobado que en la época post revolucionaria, la escuela rural mexicana se convirtió en el eslabón más importante en el campo educativo nacional, época en que si bien no se contaba con los profesores preparados para la enseñanza, quienes se incorporaron al servicio docente, contaban con una vocación innata.

Posteriormente se puso en operación el Instituto Federal de Capacitación del Magisterio y se incrementaron las escuelas normales urbanas y rurales, paso que vino a ser de alta importancia para la educación en nuestro país, como también las escuelas normales superiores encaminadas a ofrecer mejores servicios educativos en la educación media.

Sin embargo, se descuidó en su momento las estructuras curriculares y programas de la educación básica, a fin de que respondieran a los ritmos de los tiempos, paralelamente a otros renglones del sector educativo en el que el quehacer político se privilegió antes de cumplir con las tareas encomendadas a la enseñanza.

En nuestros días se observa que el Gobierno Federal, en acuerdos tomados con el Snte, está en operación una nueva etapa encaminada a superar el rezago educativo y se convierta la educación en la piedra angular del desarrollo de México y su pueblo.

Retomando el caso de la capacitación y profesional de docentes, se observa cómo con los cambios generados en el calendario escolar, los profesores que hasta fechas recientes acudían a las escuelas normales superiores a realizar estudios, en los hechos se ven cancelados, pues con las nuevas disposiciones, el profesorado cuenta con poco de más de un mes de vacaciones, hoy llamadas recesos.

Pero tomando en cuenta que la formación de profesores y su profesionalización ha sellado en forma importante el desarrollo de los pueblos, al brindarse una educación de calidad y de acuerdo a la nueva etapa que vive el Snte, su dirigente nacional, Juan Díaz de la Torre, ha asegurado que la defensa de la escuela pública es una responsabilidad histórica asumida por los maestros mexicanos.

Asimismo, ha manifestado que el Sistema Nacional de Desarrollo Profesional Docente creado por el Snte surge con la firme intención de capacitar a sus agremiados como base sustantiva de estabilidad en lo relativo a la construcción de este país, por lo que será la profesionalización del magisterio el mejor de los caminos.

En respuesta a lo anterior y al arranque del Sistema Nacional de Desarrollo Profesional del Snte, el dirigente de la Sección 6, Francisco Javier Pinto Torres, indicó que esto será una universidad virtual de capacitación, que servirá para la formación de profesores.

Abundando sobre su señalamiento, Pinto Torres indicó que “El Sindicato, con recursos propios y cuotas sindicales, formamos una universidad, un Instituto de Capacitación Virtual, en donde el pasado proceso de asignación de plazas, en este sistema de capacitación, tuvimos la participación de alrededor de 39 mil compañeros en todo el país”.

Manifestó que si el Snte en nuestros días ya no va a otorgar plazas como antaño se hacía, hoy en día tiene la obligación moral y legal con todos los trabajadores para generar las condiciones y se ganen esas plazas.

En ese sentido, manifestó que en el Sindicato de profesores “apostamos a la capacitación de los compañeros, para que cuando sean evaluados tengan herramientas que les sean útiles y estén en condiciones óptimas para someterse a evaluación”.

Indicó que actualmente se está trabajando con diplomados y cursos para que, en un futuro no muy lejano, el propio Sindicato ponga a disposición de los compañeros maestrías y doctorados. Vale mencionar el caso de Singapur, una nación de las de mayor calidad educativa en el orbe, donde se consideró en su momento que si el despegue de la educación dependía en gran medida del docente, se optó que para fungir como maestro había que estar ubicado entre el 30% que obtenían las mejores notas al salir de la universidad, colocándoles en un estatus social por encima de cualquier otra profesión.

En ese contexto, sólo los mejores estudiantes pueden acceder al Instituto Nacional de Educación, donde se forma al profesorado, una profesión prestigiosa, que percibe un salario similar al de un ingeniero, que es de unos 35.000 euros anuales, que se complementa con bonificaciones y beneficios en función del ranking que consiga la escuela, de los resultados de los alumnos y de la antigüedad.

Con lo anterior, queda en claro que el docente es en la práctica el elemento de mayor importancia, pues con su quehacer y profesionalismo es posible acceder a una educación que lleve al progreso y bienestar de la comunidad; por lo tanto, en nuestro país se dan ya los primeros pasos con la profesionalización del docente.