Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Los tiempos que se viven en nuestro país, tanto en la economía como en el sistema político y la inseguridad generada por la pérdida de valores éticos que redundan en la creciente corrupción e impunidad, son renglones que la educación debe reorientar a fin de contar con una sociedad que permita mejores niveles de bienestar para la población.

Si bien es cierto que lo anterior siempre ha estado y está presente en buen número de naciones del orbe, también lo es que en el caso particular de nuestro país, y por ende en Colima, esos flagelos se han incrementado en forma palpable en los últimos tiempos, por eso la necesidad de superar dicho trance a la brevedad.

Corresponde a la Secretaría de Educación Pública (SEP) llevar a cabo la tarea que permita que las nuevas generaciones abreven no sólo los conocimientos científicos y tecnológicos encaminados a alcanzar mayores niveles de desarrollo y economía de la nación, sino también forjar en las nuevas generaciones los valores que eleven la calidad de vida en todos los órdenes.

Si se analiza a fondo el caso, no se puede soslayar que la educación y calidad de la misma es el vértice fundamental para que la sociedad se desenvuelva en un clima donde la igualdad, justicia y respeto a la condición humana se concreten, en respuesta a nuestra condición de seres pensantes.

Resulta más que obvio que en toda profesión o responsabilidad, la formación es factor sustantivo, pues cuando el profesional o trabajador carece de la información de sus deberes laborales y valores humanos, ello se refleja no sólo en la actividad que se desempeña, sino también en el entorno familiar.

El hecho de que se cuente con autoridades y gobernantes que no responden con humanismo a sus deberes, en el fondo no es otra cosa que la carencia de una formación lejana de los valores humanos, que cada día se ven enrarecidos en los hechos.

Lo anterior viene a colación con motivo de la propuesta que hiciera el fin de semana anterior el diputado local Jesús Villanueva, en el sentido de fortalecer la identidad colimense, al proponer que la SEP en la entidad se aboque a la edición de libros de educación cívica e historia local para la educación básica.

Villanueva, que se desempeña como presidente de la Comisión de Educación y Cultura del Congreso del Estado, estima necesario que se cuente con nuevos libros de civismo, pues señala que se ha perdió el sentido histórico de los valores civiles, en donde éste está descartado de la enseñanza a nivel preescolar, primaria y secundaria.

Sin duda, lo anterior es algo a lo que debe procederse en todo el país, pues el cultivo de los valores es algo que no debe dejarse de lado en todo el territorio nacional, como la historia también es algo que en cada demarcación debe ajustarse a su propia historia, haciéndose énfasis en los personajes que dejaron hulla positiva, esto con la finalidad de sembrar la semilla de ciudadanos ejemplares.

En ese contexto, vemos no sólo a nivel local, sino en todo el país, centros educativos, plazas, edificios públicos, avenidas, calles y jardines, entre otros muchos sitios, con nombres que poco o nada positivo hicieron por la comunidad, hecho que deja en claro decisiones contrarias al ejemplo y reconocimiento a las conductas bien intencionadas, que en la mayoría de los casos son olvidadas por intereses de corte político.

Además, Villanueva planteó que la edición de los libros de educación cívica para los niños colimenses la realicen de manera conjunta la Secretaría de Educación del Gobierno y el Congreso del Estado, para que de esta manera los niños y jóvenes conozcan la historia de Colima.

Admitió que el proyecto propuesto no podrá hacerse realidad para el próximo año por el cambio de gobierno estatal, pero sí se podrán dejar sentadas las bases para que la siguiente administración pueda proceder.

Consideró importante hacer un libro para preescolar y uno para cada grado de la educación primaria, con la finalidad de que lo asimilen los niños y sepamos qué es Colima, cómo fue y qué futuro puede tener nuestra entidad.

De hecho, lo anterior reclamará de una comisión enterada y mejor informada sobre el caso, pues se piensa que dicha propuesta debe ser tomada en cuenta con responsabilidad, a fin de lograr una mayor y mejor preparación de las nuevas generaciones, en todos sentidos.