Análisis Político


Abel González Sánchez.-

Se está poniendo interesante el escenario político estatal para elegir al próximo gobernador, porque después de la caballada y dos potrancas que presentó el PRI para enfrentar la lucha por la gubernatura, el PAN acaba de dar un giro de 180 grados, después de estar sumamente divididos por la presidencia del partido, ahora lanzan un candidato de unidad.

Jesús Fuentes Martínez será el presidente estatal del PAN a partir del próximo domingo, en cuanto a Salvador Fuentes y Pedro Peralta, quienes mantenían una confrontación legal por la dirigencia de este partido, estarán integrados en el comité estatal; fue la mejor decisión, para que en forma concertada participen en una contienda estatal, que será muy compleja para los panistas y demás partidos, ya que ahora el presidente del país que representa a las delegaciones federales es del PRI.

Se aventó Jesús Fuentes con su reciente declaración en Tecomán, porque afirmó que los aspirantes panistas a ocupar la candidatura a gobernador son únicamente Virgilio Mendoza y Jorge Luis Preciado, no hay más; es decir, cortó de un tajo a quienes tenían pensado en participar en el proceso interno, con esto quiere decir que ya le entregaron todo planificado y concertado para que únicamente ejecute el proyecto a la gubernatura Virgilio o Preciado, así de sencillo, no hay ninguna mujer que merezca ser mencionada, cuando menos por equidad de género, para que sea evaluada, ni ningún otro miembro del PAN distinguido en el estado.

Pero lo peor es que con esta declaración, ¿para qué quiere concertación o alianza con el PRD o con otros partidos?, tampoco merece la opinión de los tres mil miembros panistas si ya tienen todo, hasta los precandidatos, definitivamente se analiza que a los promotores de Jesús Fuentes sólo les preocupó que los colocara en tal o cual cargo, pero no lo asesoraron de que esperara los tiempos para hacer estas declaraciones inadecuadas.

Cambiando de tema, Manzanillo ya no tendrá el mismo peso político para la sucesión estatal como sucedió en la pasada contienda electoral, ya que están ahora sumamente divididos, y ningún partido tiene algo seguro, aun cuando el PRI promueve a Fernando Morán y “Pico” Zepeda, o porque “Gaby” Benavides es apoyada por Virgilio, la realidad es que el gran proyecto político que importa no es este municipio, ni de los demás, es un todo, es la gubernatura.

Dicho de otra forma, si el PRI considera que Nabor Ochoa no puede ganar la gubernatura, pero tiene mejor presencia en Manzanillo que Morán y “Pico”, lo pondrán de candidato a la alcaldía; si Martha Sosa, a como vemos, ni el virtual presidente estatal panista Jesús Fuentes la contempla como aspirante a la gubernatura, aun cuando es diputada federal, es porque entonces la vislumbra para que sea candidata a la presidencia municipal; “Gaby” podría jugar por la diputación federal. ¿Sí o no?

Lo importante es que el panismo colimense ya puso un alto a su conflicto interno, falta ahora que pulan o capaciten un poco al nuevo dirigente estatal y no se hagan bolas, como los perredistas, que todavía no se ponen de acuerdo, pues el dirigente estatal también cada rato le pega en los medios a “Paco” Rodríguez, cuando se supone que los enemigos están fuera, no dentro.