Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz..-

 

Según el punto de vista del presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Cedh), Roberto Chapula de la Mora, los retenes viales de inspección de documentación, implementados por los gobiernos municipales de Colima y Villa de Alvarez, apoyados por el Ejército, deben ser suspendidos.

La declaración la hizo Chapula de la Mora el fin de semana anterior, por considerar que esa conducta puede generar protestas ciudadanas, porque el quitar carros y motocicletas, puede crear un movimiento social.

Señaló que, tan sólo en este año, se han recaudado más de 35 millones de pesos por multas viales, asegurado decenas de vehículos, principalmente motocicletas, cuando el conductor no acredita contar con licencia o algún otro documento.

En ese sentido, manifestó que debe haber prudencia, indicando que con ese proceder se está quitando a las personas su medio de transporte; total, si no trae licencia u otro documento, que se aplique la muta correspondiente, pero que no les quiten los vehículos.

Asimismo, considera que en vez de estar implementando ese tipo de operativos, que realicen una campaña pública, para que la gente ponga en regla sus documentos y dejar así de estar molestando a los ciudadanos con operativos sorpresa, quitando los vehículos; al mismo tiempo indicó su acuerdo en la aplicación de multas, mas no en que retiren vehículos.

Criticó el hecho de que las autoridades saben muy bien que con esas medidas están violando la Constitución, pero son indiferentes, cuando se tiene y se disfruta del poder lo ejercen a plenitud; aunque éste sea en detrimento del ciudadano.

La autoridad debe ponerse a pensar en que están lastimando el patrimonio de las familias, porque la gente más humilde es a la que están afectando. Si quieren que haya orden, lo deben de hacer sin el abuso de poder.

De hecho, lo anterior debería de tratarse con mayor tacto y respeto a la población, pues es de sobra conocido que tanto la ciudadanía como las autoridades, cuentan con derechos y obligaciones que cumplir; sin embargo, en planos de respeto y armonía, nada mejor que hacer un llamamiento a quienes incumplen con determinado trámite, multándole y dándole un tiempo razonable para resolver el caso de que se trate.

Es de sobra conocido cómo diversas instancias de gobierno incumplen responsabilidades para con la población frecuentemente, sin que la gente cuente con la oportunidad de hacer un reclamo válido ante incumplimientos papables.

Un ejemplo de lo anterior lo representa la Ciapacov, quien incumple frecuentemente con el compromiso de ofrecer el servicio del agua domiciliaria durante todo el día, sin que en la mayoría de los casos se haga del conocimiento de los afectados los horarios y días de suspensión.

Vemos cómo en el caso particular de los usuarios que carecen de medidor, y cubre el pago anual por adelantado, para nada se les descuenta la falta del servicio durante los días del año que no se suministra, ello al margen de la falta de aviso y razón, que en ocasiones resultaría justificado.

Situación similar se presenta en los casos de hogares que cuentan con medidores; porque si bien es cierto que al carecerse del vital líquido no se cobran el servicio suspendido, si existe el compromiso y atención de informar al usuario.

Casos como el anterior hay más, pero siempre corresponde a la población quedar a expensas de tener que cumplir compromisos que por alguna razón u otra -sobre todo de carácter económico-, que le impiden puntualidad.

Contrariamente a lo anterior tenemos el ejemplo de cómo a los deudores del servicio del agua y predial, por citar dos casos, se les hace del conocimiento sus adeudos, conminándoles a ponerse al corriente, mediante la firma de convenios u otras medidas, lo cual de hecho es una buena determinación.

En ese mismo tenor, las autoridades del transporte deberían hacer primero un llamamiento a quienes no tienen en regla los documentos de su unidad, en un plazo determinado, y de no serles posible acudir ante las autoridades respectivas a firmar un convenio para solucionar el caso.

Después de lo anterior, cabría en su momento proceder a los citados retenes, asunto que podría obviarse si a cada unidad la Dirección del Transporte le hace entrega sin costo alguno, de una calca que acredite su revisión y año a que corresponde.