Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Los triunfos electorales a los que aspiran los partidos políticos en los comicios del primer domingo de junio de 2015, se darán en la medida que respondan a dos renglones fundamentales, como son: Presentar sus mejores cartas y la unidad de su militancia.

De hecho, la mira central de los partidos radica en la gubernatura del estado, donde el PRI buscará refrendarla en tanto los partidos de oposición, PAN y PRD, buscarán obtener la gubernatura por primera vez en la entidad.

En los hechos se observa cómo el PRI ya ha dado su primer paso dando a conocer 10 cartas, al mismo tiempo que ha señalado que la puerta no está cerrada a otros aspirantes, caso que en el fondo se considera poco posible, pues la línea ya fue trazada.

En tanto, el PAN, pese a no contar con un listado amplio, sí tiene cuadros que en su momento podrían contar con posibilidades de triunfo, apostándole más que nada a una división que se genere al interior del PRI en el momento de decidir su abanderado.

El PRD sufre serios problemas por la división de sus actores principales, asunto que data desde hace tiempo, motivado ello por el caciquismo puesto en práctica en el pasado reciente por la familia Sotelo.

Ese divisionismo aún no se ha superado, porque aún prevalecen los puntos de vista encontrados entre el dirigente estatal del partido, Oscar Vázquez, y el diputado Francisco Rodríguez, quien funge como presidente del Consejo Político.

En realidad, el PRD no cuenta con un militante destacado que logre el triunfo electoral por la gubernatura, reduciéndose todo a conquistar una o dos diputaciones locales, sostener la alcaldía de Cuauhtémoc y algunas regidurías.

Ante esa situación, el Sol Azteca aspira a establecer una alianza con el PAN en busca de la gubernatura, caso que se ve más que difícil; pues el PAN de ninguna manera renunciará a contar con un candidato propio.

De hecho, la única opción para la alianza sería la de un candidato de la sociedad civil; sin embargo, contando el albiazul con cartas rentables y con posibilidades de triunfo, resulta más que complicado dicho paso.

Retomando el caso de la unidad, vale precisar que la división del PAN generada por la elección del CDE es algo que se ha superado, al darse el martes de la presente semana el registro de lo que se llamó una candidatura de unidad, quedando por verse si en realidad se rescató la unidad perdida.

Vale decir que la citada unidad la sustenta el partido en el hecho de que la lucha por el CDE en que participaran hace meses Pedro Peralta Rivas y Salvador Fuentes Pedroza, se disolvió al no haberse inscrito ninguno de los dos en la Convocatoria que fuera lanzada por el blanquiazul.

Lo anterior fue pactado, optándose porque la dirigencia del CDE fuera encabezada por el ex presidente municipal de Comala, Jesús Fuentes Martínez, con la inclusión de Salvador Fuentes como secretario general y Pedro Peralta como integrante del CDE.

Jesús Fuentes declaró que su registro como planilla única es el resultado de un largo análisis y pláticas entre los diversos aspirantes para este puesto; pero, sobre todo, da respuesta a la petición de la militancia panista que desde hace tiempo ha reclamado unidad en el partido.

El paso anterior se dio como resultado de que finalmente el presidente municipal de Coquimatlán cedió en sus aspiraciones por presidir el comité estatal, manifestando en su momento que no se debía “estirar más la liga en este momento”, porque lo fundamental es mantenerse “unidos” con la intención de ganarle al PRI en los comicios venideros.