Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Cada año, con motivo del fin de cursos escolares, los padres de familia, cuyos hijos egresaban de primaria, se preparaban para inscribirlos a la secundaria, enfrentando el sistemático problema de cubrir las llamadas “cuotas voluntarias”, a fin de que les fuera entregado su certificado.

Situación similar enfrentaban los padres de familia cuyos hijos egresaban de las secundarias, al tratar de recibir este documento para ingresar al bachillerato. Sobre el cobro de cuotas, los titulares de la Secretaría de Educación en el estado no dejaban de manifestar su rechazo; sin embargo, en los hechos, éstas seguían vigentes por todo tipo de acuerdos entre las sociedades de padres de familia y direcciones de los centros escolares.

Actualmente, todo indica que esa añeja problemática ha llegado a su fin, pues en el presente año los padres de familia ya pueden obtener los certificados de estudios de educación básica por medio de internet, con firma electrónica.

Además, la cuestión de inscribir a los menores en el nivel primaria y secundaria se ha resuelto, pues los escolares que cursan sus estudios en los jardines de niños, al término de su ciclo, quedan inscritos en la escuela primaria más cercana a su domicilio.

Lo mismo acontece con quienes culminan la primaria, pues quedan inscritos en la escuela secundaria más cercana, por lo que los padres de familia únicamente tienen que recurrir a los planteles a llenar la solicitud, entrega de acta de nacimiento y otros requerimientos.

Todo lo anterior ha repercutido a favor de los padres de familia, quienes tenían que hacer largas filas para las inscripciones de sus hijos, lo cual les representaba pérdidas de tiempo y problemas de corte laboral.

Además, con la medida anterior, las direcciones de las escuelas cuentan oportunamente con la relación de alumnos que ingresaran, dosificándose también el número de estudiantes para cada grupo, de acuerdo a la normatividad vigente.

Como resultado, queda claro el trabajo de la Secretaría de Educación encaminado a facilitar engorrosos trámites que los padres de familia tenían que cubrir para la inscripción de sus hijos y obtención de certificados.