Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Como cada año acontece con motivo de las vacaciones de verano, las autoridades sanitarias se dan a la tarea de verificar la limpieza de las playas en los destinos turísticos, con la finalidad de ofrecer seguridad a los paseantes.

Para tal fin se llevan a cabo estudios de las aguas marinas, para conocer las playas que se sujetan a la normatividad establecida, como también para informar las que carecen de la limpieza requerida.

En el caso concreto de las colimenses, los Comités de Playas Limpias en el Estado han informado que 11 de las 13 playas monitoreadas a lo largo de los más de 19 kilómetros de litoral costero, se ha determinado que son aptas y seguras para uso recreativo, por lo que los turistas que visitan la entidad pueden hacer uso de ellas sin representar un riesgo para su salud.

En ese sentido, se ha dado a conocer que las playas aptas para uso recreativo en Manzanillo son: La Audiencia, Santiago, La Boquita, Miramar, Salagua, Las Brisas y San Pedrito; en Armería, Cuyutlán; y en Tecomán, Boca de Pascuales, El Real y Tecuanillo.

El Comité antes mencionado que lo conforman a través del Gobierno del Estado, las Secretarías de Salud y Turismo, VI Zona Naval de la Secretaría de Marina, Semarnat, Profepa, Conagua, Capdam, Comapal, Coespris y los municipios de Armería, Tecomán y Manzanillo, acordaron la recomendación del no uso de las playas de Ventanas y El Paraíso, las cuales serán sometidas a un proceso de vigilancia sanitaria por dos semanas.

La determinación anterior obedece a que el reporte de los muestreos bacteriológicos de estas playas resultaron fuera de especificaciones sanitarias; es decir, arriba de 200 enterococos por 100 mililitros de agua de mar analizada, cuando la referencia debe ser menor a los 200.

Asimismo y con el objetivo de prevenir riesgos a la salud de los paseantes, los comités instalarán una señalización en las playas de Ventanas y El Paraíso para informar a bañistas que esos lugares están sujetos a un proceso de vigilancia sanitaria, por lo que no resulta recomendable su uso, porque bañarse en tales sitios implicaría el riesgo de contraer una infección en oídos, ojos, vías respiratorias o en la piel.

Para clarificar y toma de medidas se han formado dos grupos de trabajo quienes se reunirán con ramaderos de las playas mencionadas, a fin de informarles la situación sanitaria y a su vez realizarán un recorrido para conocer las condiciones físico-sanitarias, e identificar las causas que originaron dicha contaminación, y en su momento superar el trance.

En ese contexto y con la finalidad de ofrecer mayores garantías de seguridad, la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris), realizará 12 muestreos extraordinarios a fin de constatar que las condiciones sanitarias del agua se hayan restablecido y en cuanto cumplan con los lineamientos se levante la recomendación.

Sobre el mismo tema y tomando en cuenta la presencia de cocodrilos observada a últimas fechas en los municipios costeros, ataque de dicha especie a dos personas, se ha considerado recomendable tomar medidas al respecto.

Por lo anterior, el jueves de la presente semana, a iniciativa de la diputada manzanillense Gretel Culin Jaime, el Congreso del Estado hizo un exhorto a la Delegación Colima de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para que “aplique medidas eficaces” para mantener dentro de su hábitat natural a los cocodrilos de las zonas costeras de los municipios de Manzanillo, Tecomán y Armería.

Ponderó la legisladora que el principal objetivo es garantizar la protección y conservación de estos animales, además de terminar con los avistamientos y ataques de cocodrilos hacia pobladores y turistas, al mismo tiempo que indicó que esta labor implicará un mayor esfuerzo de las autoridades, principalmente de la Semarnat, para resolver la problemática.

Y es que ya se han registrado recientemente ataques de cocodrilos a pescadores en Armería y Tecomán, los cuales dijo “se originaron por un traslado inusual de estos animales a zonas de pesca, son señales de alarma, pues al parecer el asunto se ha salido de control”.

Culin dijo que el hábitat de esta especie se encuentra naturalmente alejada de zonas urbanas, situándose especialmente en ríos, lagunas, manglares y pantanos; sin embargo, el crecimiento de la mancha urbana y de áreas comerciales, invadió espacios naturales de los cocodrilos, caso que amerita además de vigilancia solución a la brevedad.

Sobre lo anterior, desde hace meses se tiene conocimiento de la presencia de cocodrilos en zonas habitadas; sin embargo, no se han tomado las medidas necesarias para superar el trance, esperándose que a la brevedad se haga, pues de lo contario llegará el momento de hechos lamentables que pudieron obviarse.