Referencias políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Sin duda, el PAN colimense está viviendo una de sus etapas políticas más complicadas y difíciles, resultado de la división existente entre los diversos grupos de militantes, pues el que venía controlando el CDE, con fines de obtener posiciones políticas para sus cúpulas, terminó por cansar a quienes con trabajo y lealtad esperaban un cambio de conducta de las dirigencias en turno.

Todo se vino a complicar desde el momento en que Raymundo González Saldaña terminó el periodo para el que fue electo, pues las corrientes opositoras penaron en poner término al autoritarismo y desdén para quienes contaban con derechos y méritos de ser candidatos, ya que las candidaturas invariablemente se otorgaban a los amigos; sin embargo, González Saldaña, antes de atender a sus representados inconformes, los hizo un lado.

Asimismo, Raymundo, al no contar con un candidato que fortaleciera a su grupo, se dio a la tarea de buscar un panista con posibilidades de ganar el CDE, recurriendo, como siempre, a entonar el canto de las sirenas y prolongar el control del panismo colimense.

Para lo anterior procedió a apoyar en forma clara a su candidato, en tanto denostaba a Pedro Peralta Rivas, que contendía en aras de abrir un camino diferente al cacicazgo impuesto por González Saldaña y su grupo; conducta que tuvo su máxima expresión al llevar a cabo una elección a puerta cerrada, pese a que el CEN del PAN había cambiado la fecha de la asamblea a fin de evitar desencuentros.

Sin embargo, pudo más la ambición de Raymundo y poco le importó perjudicar al partido, porque su mira de siempre había, y ha sido, medrar e imponer candidaturas afines a él y su círculo cupular desde hace buen tiempo.

Llegado el momento en que el CEN del PAN se enteró plenamente de las torcidas intenciones del grupo en comento, no le quedó otra que tomar cartas directas en el asunto, invalidando todo lo que Raymundo llevó a cabo con intereses muy particulares, sin importarle la unidad y fortalecimiento del partido.

Ante lo anterior, González Saldaña encaminó sus baterías en contra del dirigente nacional Gustavo Madero, que no le permitió sus tranzas, pues al buscar éste su reelección, Raymundo se sumó a la corriente de Ernesto Cordero, que si bien en Colima ganó, a nivel nacional le derrotaron en forma contundente.

Ahora Raymundo se encuentra sin opción alguna, pues todos sus planes de continuar ejerciendo el poder a trasmano se le han cerrado las puertas por completo; sin embargo, todo indica que su ambición no le permite ver su realidad.

Lo que no deja de ser una realidad palpable es que al PAN, en la entidad, se le acortan los tiempos para trazar sus planes rumbo a las elecciones del 2015, año en que en Colima se elegirá gobernador del estado, alcaldes, diputaciones federales y locales.

Ante la premura de nombrar al nuevo CDE que se encargará del proceso electoral dentro de poco menos de un año, el regidor capitalino, Pedro Peralta Rivas, ha manifestado que a más tardar el 31 de julio tiene que estar renovado.

Indicó que posteriormente a la elección del nuevo comité, habrá que dar vuelta a la hoja y comenzar con los preparativos de cara a las elecciones del próximo año, que serán en junio. Peralta Rivas no descarta su intención de buscar nuevamente la presidencia de su partido, pues dijo estar a la espera de la convocatoria, porque hasta el momento hemos querido calmar las cosas para no estar en los choques mediáticos con los compañeros opositores y como lo han visto de mi parte he sido muy reservado en mis comentarios.

Manifestó que si la nueva elección se lleva a cabo hasta agosto a él no le pasa nada, pero lo malo es que estamos con el tiempo encima y el CEN debe considerar que nos tienen que ayudar rápido a ordenar la casa para ponernos a trabajar, pues en enero tenemos que estar pensando en la convocatoria para la interna de candidato a gobernador, porque si las elecciones son en junio, en marzo tenemos que tener el candidato definido.

Con respecto a las alianzas, particularmente con el PRD, Peralta ponderó que primero habrá que ver cuántas fortaleces trae cada quien y ver qué significa el PRD en Colima. Manifestó que en Colima, el PRD, en un descuido, va a perder el registro, porque Morena le quitó un buen cacho de seguidores; por lo que una alianza con ellos, si nos brinda un beneficio, adelante; pero si no nos brinda nada, no tiene caso.

Puntualizó que de llegar él a la dirigencia del CDE, tendrá las puertas abiertas para platicar; estos son negocios, vamos a sentarnos cuántas canicas traes, cuántas tengo yo, y si nos conviene, nos vamos juntos y si no, con todo el respeto como siempre, cada quien por su lado.

En ese contexto, no le queda más al panismo que recomponer el trance que enfrenta, no quedando la menor duda de que tiene que enderezar su rumbo, indicando todo que Gustavo Madero será quien dicte la ruta a seguir.