Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

El servicio del transporte urbano, particularmente el de camiones, es sin duda al que más recurre la población, tanto para dirigirse a sus tareas laborales como al arreglo de todo tipo de trámites, servicios médicos y a los centros escolares, entre otros.

Este medio de transporte no ha logrado la eficiencia y calidad requerida, esto debido a que los permisionarios siempre han procedido a lograr beneficios sin tomar en cuenta al usuario, situación que antes de beneficiarles, les perjudica.

Resulta que las rutas del transporte carecen de horarios confiables, buen trato a los usuarios, deterioro de las unidades, poco aseo e higiene, por citar sólo algunos temas. También, la Dirección del Transporte en la entidad no ha podido sujetar a los permisionarios a fin de que cumplan a cabalidad con la calidad del servicio, porque a cada aumento de tarifa que solicitan se comprometen a mejoras que incumplen sistemáticamente.

Vale recordar que en la década de los 70’s, la Federación de Estudiantes Colimenses (FEC) participó en forma importante en defensa de la comunidad colimense, cuando los permisionarios pretendían imponer incrementos tarifarios fuera de la realidad, proceder que les llevó al reconocimiento de la gente. Paralelamente, la FEC logró que los camioneros les concedieran un 50 por ciento de descuento, el cual continúa vigente hasta nuestros días.

Debemos señalar que en esa época la organización estudiantil mantenía y sostenía cercanía con la población, atenta a las demandas de los grupos marginados a los que apoyaba en los casos en que se lesionaba sus economías, y todo aquello que se reclamaba sin ser atendido por los gobiernos en turno.

De hecho, ese proceder positivo del estudiantado se vino diluyendo en el correr de los años, llegándose en la actualidad a un completo abandono de acciones que le permitan un reconocimiento de la sociedad colimense, pues ese organismo estudiantil poco o nada le interesa la gente y sus torales problemas.

Respecto a lo anterior, cabe ejemplificar que la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) de Jalisco, que sustituyera a la antigua FEG, en 1991, y que lograra en su momento el 50 por ciento de descuento para el estudiantado, personas con discapacidad y adultos mayores, no ha perdido su esencia de apoyo a la sociedad, sobre todo a la marginada, como también a la tarea de preservación del medio ambiente.

Entre las acciones relevantes de la FEU se puede mencionar: Su participación con la gente para evitar altas tarifas del agua domiciliaria, incremento a tarifas del transporte urbano fuera del alcance de las clases marginadas, frente ciudadano en apoyo del deterioro del Lago de Chapala, de la Cuenca Lerma-Santiago y del estero el Salado de Puerto Vallarta.

Retomando el caso de la Federación de Estudiantes Colimenses, ésta gestiona ante el Gobierno del Estado el aumento de becas de transporte del cien por ciento para tres mil estudiantes; actualmente únicamente se beneficia a 500 jóvenes.

El dirigente estudiantil considera importante que se aumente el padrón de beneficiarios, puesto que en la primera etapa de la convocatoria, para que los jóvenes accedieran a las becas del cien por ciento, más de tres mil alumnos solicitaron ese apoyo, pero no se les pudo dar respuesta porque había un límite.

Lo anterior, sin duda, es algo en que se está operando en forma poco razonada, porque antes que nada debería gestionarse el apoyo del gobierno para cubrir el porcentaje a favor de los concesionarios, o en su caso por otras vías, porque de lo contrario a los prestadores del servicio no les quedaría más que incrementar tarifas que repercutiría en la economía de quienes menos tienen.

Paralelamente, se está solicitando una reunión con el Instituto de Becas del Gobierno del Estado, para plantearle propuestas de becas en diferentes rubros con el fin de generar beneficios en los estudiantes, tales como apoyos para inscripción en las escuelas debido a que es un problema que se presenta en cada periodo en la Universidad de Colima y otros planteles educativos.

De hecho, las becas son algo importante, tomando en cuenta la estrechez económica de buen número de familias, en tanto en lo relativo a la inscripción, esto es algo que debe tratarse con la administración universitaria, como también un estudio a fondo sobre el caso de las mensualidades, así como las aportaciones para talleres y laboratorios.

En fin, la FEC ha olvidado por completo a la sociedad, orientando todo a beneficios particulares, situación que denota su débil proceder hacia la comunidad, contrariamente a los principios e ideología de quienes le dieron vida.