Referencias Políticas


Arrancó carrera por la gubernatura

Salvador Olvera Cruz

En términos reales, la sucesión gubernamental en Colima inició el sábado anterior, cuando arrancó la carrera por la gubernatura enmarcada en lo que se hizo llamar: “Reunión de amigos”, a la que convocó Ignacio Peralta Sánchez, para de aquí en adelante darnos cuenta cómo se intensificarán las acciones políticas de quienes aspiran relevar a Mario Anguiano en el cargo.

Paradójicamente, Manzanillo, un municipio gobernado por el PAN, ha sido el sitio tomado por los aspirantes como centro de reuniones y eventos encaminados a mostrar su fuerza política, convocándose por una u otra razón a actores políticos de todos los niveles, sindicatos y organizaciones, como también a la población, a escuchar mensajes y proyectos.

En ese sentido, las Fiestas de Mayo, celebradas en Manzanillo, aglutinaron, en primera instancia, una nutrida concurrencia de personas y clase política entorno al presidente municipal capitalino, Federico Rangel.

En tanto, ya fuera del marco de las Fiestas, el subsecretario de Comunicaciones de la SCT, Ignacio Peralta, logró que la autoridad municipal le diera la oportunidad de ofrecer un recibimiento, donde la clase política, dirigentes sindicales y organismos porteños se hicieran presentes.

Como siempre acontece en la actividad política, se habla del número de asistentes a ese tipo de eventos, respecto a los actores de la clase política destacados, empresarios y dirigentes sindicales, cifras que se publicitan, presentándose en realidad sumas que riñen con la realidad, pues por lo regular se “inflan” o restan, en respuesta a intereses particulares de quien las dan a conocer.

Respecto al hecho de que Manzanillo sea tomado como eje en la presente contienda sucesoria por la gubernatura por los aspirantes priístas, ello se centra a que el puerto cuenta con el número de votantes más numeroso de la entidad y con marcada fuerza panista, ser gobernado por un alcalde panista con altas posibilidades de ser candidato por su partido y ser la demarcación económicamente más importante del estado.

Sobre el tema, la presencia de los citados aspirantes que han acudido a Manzanillo, Rangel Lozano y Peralta Sánchez, se empieza a fraguar un panorama similar al de anterior contienda por la gubernatura, porque hoy en día se considera a Federico como un candidato emanado de la localidad y a Nacho Peralta, pese a no ser ajeno a la entidad, se le ubica como un candidato que se definiría a nivel central.

De hecho, el PRI, a nivel local y central, deben tomar la mejor determinación en aras de conservar la gubernatura, porque en el caso de Federico Rangel, éste cuenta con el apoyo de amplios sectores de la población, en tanto en términos reales, Nacho Peralta cuenta con apoyos de la clase política nacional, y justo es decirlo con menor cercanía con el electorado.

Asimismo, Rangel Lozano cuenta con el apoyo generalizado del magisterio colimense, bastión importante para su proyecto político, situación que viene a colocarle en situación más que positiva para sus aspiraciones y del partido, en aras de preservar el poder Ejecutivo en la entidad.

También debemos tomar en cuenta que en la política nada está escrito y las determinaciones finales se aderezan en su momento con un rosario de buenas intenciones en pro de mejorar las condiciones de vida de los gobernados, las cuales cada día se ven más lejanas, porque el eje central radica en alcanzar o, en su caso, compartir el poder entre las cúpulas de los partidos políticos.

Por otra parte, no se debe pasar por alto que el presidente municipal de Manzanillo, Virgilio Mendoza Amezcua, el aspirante más fuerte del PAN a la gubernatura del estado, está trabajando positivamente a favor de sus gobernados, al mismo tiempo que se abre sin recato en ofrecer en su municipio una “apertura democrática”, donde a sus posibles adversarios del tricolor les “presta la cancha”.

Existe en el fondo la presunción de que Virgilio, en ese marco “de apertura democrática”, le apuesta a una división al interior del tricolor, que le permita en su momento obtener una “cosecha de votos” de los inconformes, con la idea de fortalecer sus aspiraciones políticas de gobernar Colima. De hoy en adelante, veremos día con día el rumbo que toma la lucha por la gubernatura.