Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Hoy sábado se llevará a cabo la Asamblea Mensual Ordinaria de los Cronistas del Estado de Colima, correspondiente al mes de mayo de 2014, y tendrá lugar en el municipio de Cuauhtémoc, específicamente en el Centro Cultural, a partir de las 12:30 horas.

Pero antes de esto, a las 10:00 horas, en el Ingenio de Quesería, personal de dicha empresa proyectará un documental introductorio al proceso de elaboración de azúcar en nuestra entidad. Posteriormente les darán una visita guiada por las instalaciones del ingenio vinculadas directamente con el proceso mencionado.

La visita finalizará a las 12:00 horas para luego iniciar el traslado a la población de Cuauhtémoc, a fin de llevar a cabo la Asamblea antes citada. Al término de ésta, la presidenta municipal Indira Vizcaíno ofrecerá una comida a los visitantes, encabezados por su dirigente estatal, Abelardo Ahumada González.

Haciendo remembranza sobre el ingenio de Quesería, hay que decir que la elaboración de azúcar en dicho sitio desencadenó en la elaboración de dulces regionales de diversa presentación como los garapiñados, charamuscas, chiclosos, dulces de tamarindo, de guayaba, de coco, de leche, de la cáscara de la naranja agria, de camote, entre otras variedades.

Sin lugar a dudas, contar con el azúcar que producía el ingenio de Quesería y otros trapiches que se localizaban en distintas poblaciones de la entidad, vinieron a dar la oportunidad de que la elaboración de dulces fuera algo que podía emprenderse sin mayores complicaciones.

La hacienda de Quesería fue fundada en el año de 1776 por un grupo de frailes que fueron quienes se dedicaron a la siembra de la caña de azúcar y su aprovechamiento. Posteriormente, el 21 de marzo de 1884, la sociedad denominada Santa Cruz Ochoa y Compañía, integrada por Francisco Santa Cruz, Tiburcio Ricardo y Guillermo Ochoa, compraron el Trapiche de Quesería, fundando el ingenio en 1887.

Al paso de los años, el ingenio azucarero fue vendido al señor Carlos Septién Montes, para a partir de 1968 pasar el Ingenio de Quesería a ser propiedad del Gobierno Federal.

De acuerdo a lo anterior resulta claro que en Colima siempre se ha contado con el abastecimiento del azúcar, como también con una alta variedad de frutas de la región, que permitieron, y permiten, la elaboración de los dulces antes citados. En ese sentido, durante muchos años surgieron un buen número de personas que se dedicaban a la elaboración de dulces regionales en pequeña escala como el alfajor, cocadas, los tradicionales “borrachitos” y una gran variedad de estos productos.

Los dulces eran repartidos en las tiendas de abarrotes en pequeñas cajas de cristal que permitían que el cliente seleccionara el dulce que deseaba, como también se comercializaban por las calles en bateas de madera, en parques públicos o centros de diversión.

En el medio colimense se contó a mediados del siglo pasado con una tienda donde en una gran mesa se colocaban en charolas una gran variedad de dulces regionales, que a diario adquirían los niños y personas de todas las edades.

Ese comercio conocido con el nombre de la “Colmena”, se localizaba en la esquina de las calles Constitución y Zaragoza, sitio en que actualmente se encuentra la plazoleta anexa al templo de San Felipe de Jesús. Por esos tiempos, las familias, al salir de misa, acudían a dicho comercio para comprar los dulces que los niños reclamaban, como también éstos hacían lo mismo cuando salían de la doctrina, que generalmente se programaba los días sábados de cada semana.

En el correr del tiempo se dio la incursión de personas que buscaron hacer de esta actividad un negocio en grande escala, al mismo tiempo que se buscó evolucionar esta actividad en base a nuevas presentaciones y calidad que motivara la demanda de estas golosinas.

Fue así como en los inicios de la segunda década del siglo XX se dio la presencia de una dulcería que logró crecer y convertirse en la más importante del estado, la que desde un principio fue identificada con el nombre de “Dulcería Reyes”, que en este año cumplirá 100 años de vida.