Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

En el devenir de los tiempos ha sido común que empresarios de todo tipo de giros incumplan lo que la ley marca respecto a otorgarles beneficios sociales a sus empleados, porque en buen número de casos se deja de lado incorporarlos al Seguro Social.

Entre los muchos casos que se presentan en nuestro medio, destaca el de los trabajadores de los Centros de Desarrollo Infantil (Cendis), que desde siempre han carecido de prestaciones. Como ejemplo tenemos la declaración del dirigente del PT que administra esos centros, Joel Padilla, quien además abre planteles de todos los niveles, que operan con recursos federales, de los cuales a nadie rinde cuentas, pese a existir buen número de jóvenes cuyos estudios carecen de validez, donde señaló que en el presente año, 450 colaboradores de estos centros educativos tendrán la prestación del Seguro Social, además del incremento salarial.

Sin duda, lo anterior obedece a que el Gobierno Federal ha decidido poner coto al cúmulo de irregularidades que el citado dirigente ha cometido a lo largo de varios años, situación a todas luces encomiable; se espera que también contemple evitar las altas mensualidades que cobran en los Cendis; pero sobre todo a la rendición de cuentas que debe hacer ante la SEP.

Para reafirmar lo anterior, Padilla da a conocer que “en 2013 llegaron 35 millones y este año se esperan 45 más para cubrir esos aspectos, como el Imss, el bono por el Día del Maestro y el incremento salarial”.

Indicó el dirigente del PT, que espera que el 15 de mayo los maestros tengan el bono adicional y un incremento retroactivo -que no se ha dado en cuatro años- que será a enero de 2014. Lo que no expresa es por qué antes no lo había hecho, lo cual resulta digno de análisis.

Asimismo, señaló que se siente un ambiente de apertura con la llegada del secretario de Educación Pública del Gobierno Federal, Emilio Chauyffet, puntualizando que aquí en Colima siempre la ha habido. Cabe mencionar que el 13 de diciembre de 1993, el Congreso del Estado aprobó un punto de acuerdo para exhortar al Imss a que de acuerdo a sus facultades lleve a cabo una supervisión y análisis para ver lo referente a la afiliación a esa institución de los choferes del servicio público, conforme lo establece la ley del Seguro Social.

El punto de acuerdo fue avalado por los legisladores de todas las fracciones representadas en la Quincuagésimo Séptima Legislatura, por lo que de acuerdo al mismo se exhorta al Imss “a que dé cumplimiento a lo estipulado por la fracción XVIII del artículo 251 de la Ley del Seguro Social con respecto a los concesionarios y permisionarios del servicio de transporte público del estado de Colima, específicamente a lo que señalan los artículos 12, incisos I y II y 15, inciso I de la citada ley con motivo de brindar seguridad social a sus operadores”.

Al presentar el documento al pleno del Congreso, el coordinador de la bancada perredista dijo que el exhorto era presentado por los dos legisladores del PRD y en la exposición de motivos plasmó que “los operadores de las unidades de transporte público, en su modalidad de autobuses urbanos o taxis, o trabajadores del volante, realizan una labor indispensable en el desarrollo económico y de esparcimiento de la sociedad, coadyuvando a que los ciudadanos se desplacen a sus centros de trabajo o realicen sus actividades cotidianas como adquisición de víveres”.

Lo anterior aunado a la vital labor en el proceso de generación de riqueza, bienestar y logística, los operadores del servicio de transporte público están sujetos a estrictas condiciones laborales, en lo referente a las largas jornadas diarias y la responsabilidad de la seguridad e integridad de los pasajeros de las unidades bajo su control.

“Por estas razones, y otras que pudiéramos enumerar sin duda, resulta trascendental que los operadores del volante se encuentren en condiciones de salud que les permitan desempeñar su trabajo de manera que garanticen la seguridad de los pasajeros y los peatones, así como de otros usuarios de las vías públicas”.

Sobre el particular, el representante del gremio, Samuel González, expuso que los gobiernos se han hecho de la vista gorda y le dan preferencia a los empresarios, dejando en el olvido a los trabajadores del volante. Ejemplo de ello, dijo que muchos choferes no pueden trabajar a consecuencia de la diabetes, donde algunos ya les amputaron una pierna y  no reciben una pensión ni seguro social.

Por lo anterior, resulta imperante que el Imss y la Dirección del Transporte se aboquen a resolver el punto de acuerdo de hace ya cinco meses, como también que los trabajadores de los Cendis reciban lo que Joel Padilla promete, pues siempre ha tenido a los trabajadores en el olvido.