Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Una actividad que incide tanto en quienes están dedicados a ella como de la población en general, es la agropecuaria, en la que cada día se observa que antes de superar la problemática que enfrenta, ésta se agudiza.

Esta actividad carece de apoyo de los gobiernos, tanto en lo relativo a su tecnificación y comercialización como a contar con la infraestructura hidrológica que le permita mayores índices de producción e ingresos consecuentes.

Como ya lo señalamos, además de afectar a los hombres del campo, también incide en la economía familiar, pues los precios de los productos agrícolas, carne y tortilla son una amenaza permanente. Vale recordar que en los siglos XIX y XX el regadío del campo tuvo una muy importante expansión a nivel mundial; sin embargo, para fines del siglo XX las opciones de expansión de las obras hidráulicas han sufrido decremento, hablando en el caso concreto de nuestro país.

En el caso de Colima, vemos cómo la presa de El Naranjo, ubicada en el municipio de Manzanillo, lleva años sin lograr su concreción, por razones diversas, pese a la importancia que representa. Particularizando, nos damos cuenta que en la actualidad las políticas mundiales atienden la trasferencia del agua del sector de la agricultura de riego al sector urbano industrial, tratando de no reducir la superficie de riego, mediante tecnologías ahorradoras de agua.

En este sentido, hay un creciente interés en atender la agricultura de temporal y el paisaje mismo, mediante las llamadas técnicas de cosecha de agua, existiendo una diversidad que son infraestructuras pequeñas, adaptadas a ecologías locales y que permiten la mejora de la agricultura y de la ecología local.

Por otra parte, en la segunda mitad del siglo XX y lo que va del siglo XXI, se ha promovido el abasto de agua doméstica a pequeños poblados rurales y ciudades a partir del bombeo de acuíferos. La medida anterior es muy problemática, por el abatimiento de acuíferos y por el costo de la energía para bombear; por lo que las llamadas técnicas de cosecha de agua pueden jugar papel importante.

Cabe mencionar que los estudios sobre técnicas de captación de agua son de difícil abordaje, dado que frecuentemente son técnicas a pequeña escala que en todo caso se repiten en el espacio geográfico y ésta produce un efecto regional, que es necesario tomar en cuenta, porque resulta complicada la técnica con el impacto regional de la multitud de pequeñas infraestructuras.

En nuestra entidad, con el objetivo de apoyar a los productores rurales en la construcción, ampliación y/o rehabilitación de bordos compactados para la captación de agua de lluvia que contribuya a la conservación, uso y manejo sustentable de los recursos naturales, el gobernador Mario Anguiano entregó la construcción de 14 bordos de arcilla, de un total de 78 que se autorizaron, en un evento llevado a cabo en el bordo Palos Blancos, en el Astillero de Arriba, municipio de Colima.

El mandatario dio a conocer que la inversión total para la construcción de los 14 bordos fue de nueve millones de pesos, cuyos recursos fueron aportados por el Gobierno Federal, estatal y los mismos productores. Refirió que con la rehabilitación de bordos se permitirá a sus productores la captura del agua de lluvia y con ello la posibilidad de realizar alguna actividad productiva agropecuaria que les provea el sustento de sus familias.

Por su parte, el presidente municipal, Federico Rangel, celebró la hermandad que -dijo- se traduce en hechos para la gente del campo, “tenemos a un gobernador amigo de la gente de la zona rural y que lo demuestra con hechos”.

En su momento, el secretario de Desarrollo Rural, Adalberto Zamarroni Cisneros, informó sobre las características de la obra en Palos Blancos, la cual tuvo una inversión de 448 mil 242 pesos, viniendo a beneficiar a cuatro familias y 176 cabezas de ganado.