Referencias Políticas


 

TRABAJADORES DEL IMSS LABORAN BAJO PROTESTA

Salvador Olvera Cruz

Ha resultado común a últimas fechas que la obra pública que programan los tres niveles de gobierno acusen fallas que vienen a evitar su correcto funcionamiento, situación que se traduce en problemas para los usuarios, tanto en lo referente a su seguridad como en la calidad del servicio que les ofrecen.

En ese sentido vemos casos tanto en las carreteras, puentes, arterias en las zonas urbanas, como también en centros hospitalarios, planteles educativos, complejos administrativos, centros culturales, entre otros rubros.

En ese mismo tenor se dan los casos de obras que calendarizadas para determinadas fechas por los gobiernos y empresas encargadas de su ejecución, acusan serias tardanzas, casos que prolongan la prestación de servicios en perjuicio de los beneficiados.

Vale recordar que el Hospital Materno Infantil de Villa de Alvarez, prometido por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, ha contado con serias demoras, sin que hasta la fecha se concrete dicho inmueble, recurriéndose solamente a su puesta en marcha por partes.

Desde el primer año de gobierno del alcalde de Villa de Alvarez, Enrique Rojas, se llevó a cabo la donación del Cabildo y la supervisión del terreno por parte de las autoridades estatales y municipales, iniciaron los trabajos del nuevo hospital que se construiría en la ciudad conurbada con una inversión de 180 millones de pesos y que es uno de los compromisos que firmó el presidente Peña Nieto ante los colimenses durante su campaña electoral, los cuales son respaldados por el gobernador Mario Anguiano.

Después de varios anuncios de que dicho hospital entraría en funciones, las fechas se fueron prolongando, hasta que el lunes de la presente semana inició labores de forma parcial, atendiendo el área de ginecología y obstetricia.

Sin embargo, el inmueble, antes de entrar en actividades, dejó en claro serias deficiencias que fueron detectadas con motivo de las lluvias registradas horas antes, situación que fue analizada y valorada por los trabajadores, quienes señalaron que por seguridad de los pacientes y personal laborante, era necesario antes que nada corregir las fallas.

A pesar de eso, las autoridades del Imss iniciaron las actividades, razón por la que los trabajadores del nuevo hospital general de zona arrancaron bajo protesta debido a las deficiencias que han observado y reportado, según lo diera a conocer el secretario general del sindicato, Rafael Ruvalcaba.

Abundando sobre el tema, el dirigente sindical señaló que el inmueble “no está en condiciones óptimas para ser habitado y no estamos de acuerdo en que no se brinde servicio de calidad a los derechohabientes”.

Indicó que en diversas zonas del hospital hay filtraciones, las aguas pluviales que caen al centro del inmueble en lugar de correr hacia afuera, como no hay alcantarillas, corren hacia adentro del hospital, por lo que áreas como la de urgencias y otros departamentos se inundan.

Aseguró que el arreglo de esas deficiencias está en trámite, por ello es que se había pedido que el nuevo hospital se abriera una semana después; sin embargo, el delegado “me dijo que tenía la indicación del director general del Imss de abrirlo el día 10 y punto”.

Ruvalcaba informó que también recibió el reporte de que el número de trabajadores con los que abrió el hospital no es el acordado, por lo que no se tiene la cantidad de personal para atender a los derechohabientes.

Además dijo el dirigente sindical: “Debemos estar vigilantes para que los servicios se den de calidad, como nuestros derechohabientes los merecen y estaremos atentos a las indicaciones de nuestro líder nacional, Héctor Manuel Vallejo Barragán”.

Aclaró que ni los sindicalizados ni el sindicato se oponen a la modernidad, al contrario, “respaldamos mejores hospitales de este nivel, pero estamos inconformes porque el hospital no se encuentra en mejores condiciones para ser habitado”.

Respecto al personal que laborará en el citado hospital, Laura Castellot, coordinadora de Comunicación del Imss en Colima, y Javier Medina, coordinador de Hospitales de ese mismo Instituto, dieron a conocer que aproximadamente el 90% del personal médico de especialidad que laborará en el nuevo Hospital General de Zona No. 1 proviene de otros estados.