Referencias Políticas


FINANZAS, POBREZA, EDUCACION Y SEGURIDAD

 

Salvador Olvera Cruz

 

Sin duda que analizar y tratar de entender en lo particular los problemas que vive Colima en los rubros de finanzas, pobreza, educación y seguridad, de ninguna manera podemos desligarnos de lo que acontece a nivel nacional; hablando de las finanzas, no podemos dejar de lado la demografía, recursos naturales y geográficos, pues Colima es un estado que aporta mucho y recibe poco del Gobierno Federal.

Asimismo, en el marco de la inseguridad, nos damos cuenta que los apoyos que se destinan a Colima pudiéramos decir que son insuficientes, pero lo peor es que los que se han suministrado en el pasado reciente no se ejercieron con un plan o proyecto como el tiempo lo demandaba.

En ese mismo tenor vemos que el gobierno estatal actual busca apoyar a la educación con becas y recursos que durante el sexenio anterior dejaron de cubrirse, lo cual es loable; pero habrá que ver cómo las instituciones educativas saben responder con esos recursos a cientos de jóvenes que no pueden continuar sus estudios por falta de dinero, tomando en cuenta los altos aranceles que se les cobran.

Sobre tema de los recursos financieros hemos visto cómo en los últimos días se habla del salario de los diputados locales, sobre todo en el tema de partidas para ayudar a los grupos desprotegidos, algo que siempre se ha dado, asunto que debe subsanarse con una política de fiscalización que dé cuenta cabal de su destino.

Los recursos extras que reciben los legisladores siempre han existido, pero creemos que ya es momento de que esos ingresos, que por años han utilizados por diputados para su propio beneficio, sean fiscalizados.

Creemos que el manejo de los recursos públicos es algo medular en todo buen gobierno, que no se tiendan cortinas de humo para dejar de lado grandes desfalcos, porque es algo que debe evitarse en apoyo de la nueva administración gubernamental y los tres poderes.

En ese ramo financiero, cabe señalar que todas las tareas de la Sedesol y Sedescol, caminan como siempre: Se llevan a cabo programas supuestamente para apoyar a grupos vulnerables, pero todo concluye en ayuda con fines electorales y nada en una mejora de vida para los más necesitados.

La pobreza es algo que siempre se ha tomado como bandera política; sin embargo, siempre hemos visto que las acciones que “buscan” abatirla, para nada ayudan a superar el trance.

En el renglón de la educación vemos que Colima va por buen rumbo, no desde ahora, sino siempre; sin embargo, no debemos perder de vista que este apartado es de primer orden, pues todo tiene límite y los sucesos a nivel nacional pueden cambiar el rumbo.

Esto a pesar de que el Gobierno Federal se empecina en que la Reforma Educativa no tiene marcha atrás, pero en los hechos vemos que ahora empieza a haber una reversa, dando la vuelta a medidas de corte laboral y educativas mal planteadas, que hablan de hacer ajustes a lo que se considera demandas del Snte.

Ante lo anterior, la Cnte, que estableciera un diálogo con la Segob y SEP, dejó en claro que no abandona su lucha, manifestando que de presentarse un nuevo modelo educativo sin su acuerdo, no será aprobado, lo que en el fondo indica que el problema seguirá vigente en cuanto a las medidas tomadas, las que si bien causan daño, no evitan que se busquen acuerdos bilaterales y no unilaterales oficialistas.

Paralelamente a lo anterior, vemos cómo la inseguridad a nivel nacional se multiplica, pues a las luchas emprendidas en contra de la Reforma Educativa se le suman organizaciones civiles, estudiantiles, padres de familia, sindicatos y grupos inconformes con las reformas estructurales implantas por la administración federal.