Referencias Políticas


97 años del Ejido de Suchitlán

Salvador Olvera Cruz.-

El sábado anterior se cumplieron 97 años de que fuera fundado el Ejido de Suchitlán, en el municipio de Comala, siendo el primero de nuestra entidad y el segundo a nivel nacional.

Lo anterior se logró gracias a las gestiones del entonces gobernador del estado, Juan José Ríos, quien logró que el presidente de la República, Venustiano Carranza, decretara a favor de la comunidad de Suchitlán el otorgamiento de mil 755 hectáreas el 28 de febrero de 1918.

Vale recordar que el pionero en la lucha para la fundación del ejido fue el campesino Gorgonio Avalos de la Cruz, quien en su momento destacó la importancia de la Reforma Agraria en nuestra entidad, al mismo tiempo que legó a las nuevas generaciones campesinas el amor a la tierra y su defensa.

Gorgonio Avalos nació el 14 de septiembres de 1885, siendo hijo del señor Hilario Avalos y de la señora Severa Cruz. A la edad de 10 años, Gorgonio quiso aprender a leer y escribir, algo que en ese tiempo se hacía con mucha dificultad; a los 15 años inició su lucha por la revolución mexicana y a los 18 emprendió la búsqueda por la liberación de sus tierras.

Con esa finalidad, Avalos de la Cruz emprendió su cruzada redentora para los campesinos de su comunidad, demandando la creación del ejido, exigiendo a las autoridades estatales, federales y del ramo agrario, justicia para sus compañeros.

Sobre esta lucha emprendida para dar vida al primer ejido en Colima, recurrió a juntar y organizar un grupo de campesinos para dirigirse a la Ciudad de México y pelear por sus tierras con gran esfuerzo en donde nunca decayera el ánimo.

En consecuencia, Avalos de la Cruz se convirtió en un líder nato por su dedicación y esfuerzo en la consolidación de este ejido, sueño que vio cristalizado cuando contaba con 33 años de edad.

El logro alcanzado por Gorgonio a favor de sus compañeros campesinos, le convirtió en un líder destacado y apreciado por sus coterráneos; sin embargo, el 12 de septiembre de 1926, fue asesinado a la edad de 39 años por enemigos cristeros, cegándose la vida de un hombre que luchara en defensa de su pueblo por las tierras y la libertad.

Abundando sobre Suchitlán, cabe mencionar que en la actualidad esta comunidad es la segunda localidad indígena de Colima, contando con cuatro mil 600 habitantes y su lengua nativa es el náhuatl.

Está ubicada a 20 minutos al norte de la cabecera municipal, identificándose como se dijo en líneas anteriores, por su ascendencia indígena, conservando buena parte de sus tradiciones en los renglones culturales y sociales.

La población de Suchitlán se dedica a la agricultura y ganadería, fuentes de trabajo que como es de sobra conocido, han sido una actividad poco rentable en los últimos tiempos; sin embargo, el cultivo del café y otros productos son actividades hasta cierto punto rentables, que vienen a atemperar la crisis del campo.

Otras actividades a que se dedica la población es la de las artesanías, pues los equipales, canastas, escobas y máscaras de madera que se elaboran, les generan recursos económicos para vivir, incluyendo los servicios turísticos, destacando entre éstos la gastronomía.

En sentido, en Suchitlán se cuenta con curanderos, que herederos de sus antepasados en esta actividad, cuentan con aceptación y crédito, situación que les permite sobrevivir en el marco de esta actividad; a lo que hay que sumar el buen número de plantas medicinales que crecen en la región.

En términos reales, la población cuenta con pocas oportunidades de empleo, dedicándose buena parte al corte de café, chile y jitomate, o se trasladan a Tecomán al corte de limón, entre otras actividades del campo para el sostenimiento de sus hogares.

Sin embargo, un grave problema que se ha hecho presente es el relativo al alcoholismo, desde hace tiempo, presentándose los casos de buen número de hombres y mujeres con dicha adicción, sumándose a ellos los jóvenes, pues muchos, desde la adolescencia e incluso niñez, emprenden ese camino.

Igualmente se dan los casos de mujeres de la comunidad que se convierten en madres a temprana edad, situación que les lleva a interrumpir sus estudios y, consecuentemente, también de adolescentes y jóvenes se convierten en padres.

Lo anterior ha generado que a últimas fechas las autoridades municipales y estatales se hayan abocado a buscar los mecanismos encaminados a evitar el alcoholismo en la comunidad, su rehabilitación y la entrega de becas a jóvenes para canalizarlos al estudio, así como programas de apoyo a las personas marginadas, entre otras acciones.

Retomando el caso de la fundación del primer ejido en la entidad, que tuviera lugar en Suchitlán hace 97 años, el Gobierno del Estado celebró una ceremonia cívica, a la que asistiera en representación del gobernador Mario Anguiano el secretario de Desarrollo Social, Rigoberto Salazar.

En dicho evento ponderó el funcionario estatal el papel que jugaron Venustiano Carranza, Basilio Vadillo, Juan José Ríos y Gorgonio Avalos para la fundación del ejido en comento.