Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Sistema Nacional de Educación Media Superior

 

El martes de la presente semana dio a conocer el rector de la Universidad de Colima, Eduardo Hernández Nava, que además de la incorporación paulatina de sus planteles al Sistema Nacional de Bachilleratos, se mejorará la infraestructura y crecerá su oferta en educación media superior.

Al respecto, recordó que el año pasado se inició con la incorporación de sus preparatorias al Sistema Nacional de Bachillerato (SNB), llevando un avance del 20 por ciento del total de 32 planteles de este nivel.

Sobre el tema del SNB, vale mencionar que éste responde al Nuevo Modelo Educativo, el cual no es nada nuevo, sino la consecuencia de una serie de medidas tomadas a partir de políticas de los llamados gobiernos neoliberales.

Este modelo se contextualiza en las recomendaciones que realiza el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para impulsar las tendencias de la llamada apertura económica a nivel mundial, que no es otra cosa que la privatización de sectores públicos, la reducción del presupuesto en el sector social -educación, vivienda salud, etc.- y el empobrecimiento de los trabajadores, para que los capitalistas obtengan más beneficios.

Desde la década de los 80’s se pretendió que las universidades atendieran solamente la educación superior; en tanto, el nivel medio superior sería atendido por la Secretaría de Educación Pública.

En ese tiempo, el Gobierno Federal presionó a las universidades reduciéndoles el presupuesto para la atención de dicho nivel de enseñanza; sin embargo, los centros de educación superior no aceptando dicho paso.

Sin embargo, hoy en día, con la Reforma Educativa, la educación media superior pasará a formar parte de la educación básica; es decir, la media superior se sumara a la educación preescolar, primaria y de nivel medio, por lo que dichos ya se ofrecerá la educación de acuerdo a lo contemplado en el artículo 3º constitucional, con educación gratuita en los cuatro niveles de enseñanza.

Hasta el momento ha dado margen a que se generen al interior del Instituto Politécnico Nacional (IPN) movimientos encaminados a rechazar las reformas implantadas por el Gobierno Federal que según docentes y alumnos llevan la intención de reducir los pocos derechos de lo que gozan los trabajadores para maximizar las ganancias de la clase capitalista, para lo cual es de vital importancia impulsar reformas que privaticen sectores públicos, como la electricidad, el petróleo y la educación.

En ese contexto, los inconformes del IPN señalan que la llamada Alianza por la Calidad Educativa firmada por el Gobierno Federal, la Secretaría de Educación Pública, y algunas instituciones educativas se establece que el financiamiento de la educación se realizará a través del sometimiento a la competencia académica a las escuelas, privilegiando “a las mejores”, se implementaran Consejos de Participación en las escuelas donde tendrá cabida el Gobierno Federal y empresarios.

Asimismo, se establece el examen de oposición para ocupar alguna plaza como trabajador de la educación, destruyendo los derechos sindicales conquistados.

En ese mismo contexto, se remarca que la Reforma Integral a la Educación Media Superior pretende establecer un Sistema Nacional de Bachillerato, reformando los planes y programas de estudio para hacerlos iguales en todas las escuelas de nivel medio superior, afectando principalmente a las escuelas que están vinculadas a alguna institución de nivel superior, como la Unam, el IPN y algunas universidades autónomas con sus preparatorias.

Igualmente, se señala de parte de los inconformes que el nuevo modelo educativo es una continuación de la reforma que se viene planeando desde el año 2000 en un intento de las autoridades por generar una privatización silenciosa del IPN, donde el primer paso fue en el 2002, tratando de cambiar la Ley Orgánica del IPN.

Los cambios que intentaron realizar en esta Ley eran principalmente encaminados a quitarle el carácter público y artículos que desde su fundación el IPN lo ha caracterizado; tales como que la educación que imparte el IPN es destinada para los hijos de los trabajadores y debe brindar todo lo que sea necesario para que estos puedan desarrollarse académicamente, además de colaborar en el desarrollo científico y tecnológico del país.

De hecho, con la Reforma Educativa y suma de la educación media superior al nivel básico, el Gobierno Federal ha logrado el paso pretendido de ser el eje rector de la educación del nivel básico, sumando al medio superior sin problema alguno.

Retomando el caso de la UdeC, respecto a la incorporación de la educación media superior al SNB, ha señalado el rector que este proceso se dará poco a poco porque ello no implica nada más disponer de la infraestructura que nos piden, sino también capacitación de los maestros y directivos de cada uno de los bachilleratos que se van incorporando.